lunes, abril 09, 2012

Sobre la corrida de Miura en Arles

Leo a Barquerito: 
Seis toros de Miura, de variadas hechuras pero sin que saliera ningún toro clásico del hierro. Bravos en varas los dos primeros, que dieron juego, y el sexto, que se avisó enseguida. Se echó el cuarto. Sin fuerza ni ganas tercero y quinto.
Fernando Robleño, de habana y oro, vuelta y silencio tras un aviso. Javier Castaño, de blanco y oro, una oreja y silencio. Mehdi Savalli, de tabaco y oro, ovación y silencio tras un aviso.
LOS DOS MIURAS DE mejor conducta fueron los dos primeros. Rompió plaza uno galgueño y ensillado, cabeza degollada y enroscada en tronco cilíndrico, cuello anillado y anular. Toro con personalidad: bravo y pronto en tres varas, y apretó en las tres; inquieto rabeo; dos marchas y freno en banderillas; y arriba en la muleta. Se estiró un poco tarde pero a tiempo y, como conviene a los miuras en tales casos, pareció crecer. O hacerse más largo de lo que ya era. Robleño se entendió bien con el toro, picado con notable acierto por Juan Alfonso Doblado. Serenidad, muletazos en línea, colocación segura de Robleño cuando repitió el toro algo rebrincado pero sin descomponerse. Faena de buena ciencia, medida a modo, aparentemente sencilla. El oficio. Y una estocada tan certera que el toro rodó sin puntilla. Se pidió la oreja a voces y no blandiendo pañuelos. No prosperó la petición.
Lo que de vivaz tuvo el primer miura lo tuvo de noble y fijo el segundo, cinqueño, cárdeno, elástico, asaltillado. Tres varas: la tercera, simplemente señalada con el regatón por orden del matador, Javier Castaño, que dispuso el tercio como si fuera una corrida concurso. El presidente hizo sonar la música cuando el toro se arrancó de muy largo al caballo por tercera vez. La primera de las dos, o tres, varas fue severa y a la hora de la pelea cuerpo a cuerpo se le fueron al toro las manos. Una vez. Castaño pasó de proponerse la gesta a gran distancia –como cuando la tercera vara- a jugársela en el terreno y la cara propios del toro: encima, muy encima, más encima imposible. Las leyes del tragantón: tres trenzas de  dos muletazos cada una –el de ida y, sin rectificar, el de vuelta-y a trenzar lo mismo de nuevo hasta dejar sin aliento ni al toro ni a la gente. Remate de trenzas fue un desplante descarado, desafiante, rabiante. Faena muy chillada, valerosa, tensa, larga, infatigable. Una estocada de mucho corazón. La única oreja de la miurada y única, además, de la doble sesión del día de la Pascua Florida en Arles
(...)
 El resto de la corrida de Miura resultó, por lo demás, decepcionante. No solo porque el cuarto se echara hasta tres veces y después de la tercera, cuando ya Robleño había cobrado un pinchazo, hubo de ser apuntillado; es que el tercero no tuvo ni fuerza ni ganas ni fondo; y el quinto, sin ser tan de mermelada, claudicó, llegó a volcar y hubo de pegar cabezazos al aire para no besar la arena tanto como sus hermanos recién idos al limbo.
Foto: André Viard 
Nota: De los críticos y revisteros de hoy día, el primero Barquerito; después, nadie.
Nota: mientras, las figuritas ayer mataban sus toretes a modo; es decir, los "toros de desigual presentación flojos y nobles " juampedros en Sevilla y Cuvillos en Málaga. ¡Que se vayan!
Nota añadida: Aquí más sobre la pantomima de ayer en Sevilla.-
--
Nota añadida: les enlazo a la galería de fotos publicada en "Terres Taurines"

5 comentarios:

  1. El Capitán Alatriste9/4/12 11:42 a. m.

    Aquí tenéis una buena galería de fotos sobre la tarde en Arles:
    http://www.terrestaurines.com/galerie/#page=albums/photo=8190/album=278

    Pero no comparéis estas fotos con las galerías de ayer de Sevilla o Málaga. Da risa.

    ResponderEliminar
  2. ¡Caramba!, Barquerito el "number one" y después...nadie...siento discrepar Javier máxime cuando estamos recordando a D. Joaquín
    Pgmacias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, lógicamente hablo de la crítica actual.

      Eliminar
  3. de ahí ese " de hoy en día"

    ResponderEliminar
  4. Por supuesto Javier,gracias por la aclaración aunque lo había entendido...sigo discrepando, creo que le gusta estar con dios y con el diablo, según cuadre...pero para "gustos colores" como dicen.
    Un abrazo
    Pgmacias

    ResponderEliminar