miércoles, mayo 15, 2019

Juan Francisco Peña picando un toro de La Quinta


"impresionante puyazo que agarró Juan Francisco Peña, habiendo sido descabalgado previamente por el fuerte encontronazo que propinó Fogoso a la cabalgadura, haciendo honor a su nombre. Citó de largo, tiró el palo y picó arriba, a la par que el cárdeno iba de largo al galope y daba un terrible topetazo, pudiendo Juan Francisco sujetar al bicho y aguantar a horcajadas a duras penas con todo el peso de su cuerpo en el estribo izquierdo mientras el toro recargaba y apretaba con pujanza. Extraordinaria ejecución. La gente en pie aplaudiendo desaforados, manicomio en los tendidos. Luego movió el caballo con soltura y citó dando los pechos. Al terminar el tercio, una vez comprobamos que lo de Fogoso no era arrancarse de largo y rechazaba por activa y por pasiva todas las invitaciones del bueno de Juan Francisco, daban ganas de bajar al callejón y darle un abrazo. ¡Eso es picar un toro, sí señor! "
Pedro del Cerro
Foto: Andrew Moore

Aquí la crónica completa de Pedro

Javier Cortés


" Javier Cortés logró los momentos más redondos y felices de la corrida con el quinto toro y con la mano izquierda. No solo eso: su aplomo en todas las bazas, su diligencia y seguridad. Su manera de embraguetarse con el segundo antes de que dos enganchones sucesivos cortaran el fluido. Una manera de pisar propia del torero seguro de sí mismo. "
Barquerito
Foto: Andrew Moore

martes, abril 30, 2019

Sobre Ignacio Olmos ( Barquerito)


La sorpresa de la fiesta fue este Ignacio Olmos que llegó a las Ventas como un desconocido pero salió del debut con cartel de novillero relevante, valiente y capaz. El toreo en la cabeza, una llamativa naturalidad, asiento y colocación nada comunes en toreros nuevos o por hacer, una mano izquierda soberbia, sentido clásico al torear –por los vuelos, el engaño por delante, ligazón, remate. Dos faenas de distinto planteamiento pero muy llenas de ideas y logros las dos. La del sexto, entera por la izquierda en seis tandas esplendidas con la izquierda, fue de mayúsculo mérito. La del tercero, dificultada por el sentido y listeza del toro, que lo cogió dos veces y le hirió la segunda de ella, fue notable por su firmeza. Contó la inteligencia de rehilar más que ligar para ganarle por la mano la partida al toro. Hubo dos o tres muletazos de cámara lenta dentro de un todo de pureza y seriedad.

Barquerito

lunes, abril 29, 2019

Sobre la novillada de Julio García en Las Ventas

UNA BRAVA NOVILLADA DE una ganadería de Salamanca creada a partir de una compra de vacas y sementales de Fuente Ymbro. Hechuras, casta, movilidad, emoción

Barquerito

martes, abril 23, 2019

Fernando Cuadri

“Represento la segunda generación de ganaderos de esta casa y llevo en primera línea más de cuarenta años. Mi padre dejó la ganadería con 52 años y yo la estoy dejando con 69, o sea, que he durado mucho más aún. Además, yo cogí las riendas cuando tenía 24 años y mis sobrinos van a cogerlas rondando cada uno de ellos los 40. No voy a dejarles solos, seguiré yendo al campo, continuaré detrás de la mata para ayudarles cuando lo necesiten, pero las decisiones clave sí que van a empezar a tomarlas ellos. La representación la seguiré ejerciendo porque las transiciones bruscas no son buenas en una ganadería, los cambios no deben producirse nunca de un día para otro, pero el de ahora es el primer paso de cara a cederles algún día también la representación de la vacada. Lo importante es empezar a delegar y a ceder poderes cuando uno todavía se encuentra bien, para ser útil llegado el caso”.

APLAUSOS

¡VIVA CUADRI!

lunes, abril 22, 2019

Juan Ortega



ya desde el principio se manifestó Juan Ortega con ganas de mostrar el sello de su estilo y su personalidad y lo hizo en dos lances a la verónica en los que acaso resaltó más la óptima colocación del torero que la pura ejecución de los mismos; luego llevó al toro al caballo con gracia, rematando con una airosa revolera plena del aire de Sevilla en primavera y después, ahí sí, dejó dibujadas tres verónicas y una media plenas de encaje y torería. Para comenzar el trasteo se fue a las rayas del 7 y ahí dejó un inicio de puro clasicismo, tres ayudados por bajo y un pase de trinchera que eran oro molido, estropeados por la caída del toro. Luego, en el tercio (¿había aire?) la manera de presentarse ante el toro, pisando el terreno, la verticalidad sin impostar, la muleta agarrada con la derecha por el centro del palillo, el cite suave y mandón, la posición erguida, el toreo hecho de pura naturalidad, como quien va por la calle y se encuentra a un conocido, y el toro conducido hasta el final del muletazo y ligado, cosido, con el siguiente de manera limpísima, luego otro remate por trinchera de mucha enjundia y se pasa la muleta a la zurda donde acaso no acaba de dar el paso adelante, y no plantea el cite con la nitidez que lo hizo en los redondos anteriores y no consigue la ligazón, estando en el toreo al natural por debajo de lo demostrado con anterioridad. Luego vuelve a la diestra y tras un final algo embarullado con algunos enganchones deja una estocada baja. Da una vuelta al ruedo de mucho peso, más que decenas de esas orejas que antes de llegar a la boca del Metro ya se han ido para siempre de la cabeza.

José Ramón Márquez- Aquí la crónica completa-
Fotos: Andrew Moore




martes, abril 16, 2019

Voltaire


"Las corridas de toros eran muy frecuentes, como siguen siéndolo aún hoy; y se trata del espectáculo más magnífico y galante, y también más peligroso"

Voltaire "Essai sur les moeurs et l'esprit des nations"

Una fotografía de Hennifer Harispe


miércoles, marzo 20, 2019

"Un toro bravo es la muestra más certera del paso de la lírica a la épica en el menor espacio de tiempo" A. Trapiello


"Un toro bravo es la muestra más certera del paso de la lírica a la épica en el menor espacio de tiempo. En el campo, con su inmoble presencia, parecen monumentos bellísimos, como una amapola o una encina. En la plaza de toros, si llevan consigo la casta, se transforman en animales mitológicos, de la misma manera que los dioses del Olimpo parecen de lo más inofensivos, hasta que se disputan una ninfa o se mezclan con los humanos"

Andrés Trapiello, "Diligencias"