miércoles, abril 26, 2017

Habla Fernando Cuadri

La fiesta, para mí, se divide en dos ramas:
  • Espectáculos taurinos: Ahí es donde va el 90% del público, son las que llenan las plazas, van las figuras, los toros se mueven y pasan. En esas el aficionado sale diciendo que aquello no le ha dicho nada. Ves lo mismo que ayer y lo mismo que mañana.
  • Corridas de toros: Para mí hay poquísimas. Dan importancia a los primeros tercios, el caballo importa, el toro exige y responde cuando le haces las cosas bien. El toro es encastado, va a embestir si le haces las cosas bien, va a protestar si no te cruzas. Si lo llevas a los medios y no te engancha, sacará a flote su nobleza. Quizás lo que busquemos esto estemos equivocados. El toro que se busca es otro, el que lleva a la gente, lo que busca el empresario y los aficionados -cada vez hay menos- se aburren.
Los espectáculos taurinos son la fiesta que se va definiendo, asentando y extendiendo. Las corridas de toros quedan poquitas, seremos los equivocados. Buscamos un toro que en estos tiempos no se pide ni da resultados. El toro de lidia es el único animal con libro genealógico que no tiene modelo, nadie te dice que tipo de toro debes criar. Cada ganadero debe crear su modelo y la mayoría tiene el de movilidad con poca exigencia y transmisión y una minoría equivocada buscamos el otro tipo de toro, que daría corridas, pero a eso van cuatro gatos.



martes, abril 25, 2017

El Fundi en la Tertulia de Jordán


Sin embargo estas corridas, que han forjado su carrera, no le dejan satisfecho, en una queja que comparte con muchos otros matadores acostumbrados a figurar en los carteles de las corridas interesantes para los aficionados, pues dice que el público es más intransigente, la crítica más dura y el dinero más corto, además de que los toros difícilmente permiten torear largo y rematado. Cree que ha tenido mucho sufrimiento sin recompensa durante casi veinte años. Al final de su carrera consiguió un cierto equilibrio entre las exigencias de los toros, su comprensión por la crítica y el público y el reconocimiento por la profesión y los empresarios, aunque resultó truncado por su accidente al caerse de un caballo.


lunes, abril 24, 2017

Curro Díaz en Zaragoza


Y volvió Curro. Un preámbulo excelso, plagado de arte y de naturalidad que puso la plaza en ebullición. Basado en su diestra, Curro Diaz trazó muletazos largos y templados. Ligados. Mandando en el toro. Se tiró a matar de verdad. A matar o morir. Qué emoción. Dos orejas a la verdad de la Fiesta. Dos orejas a un torero que ha venido a Zaragoza a dignificar la profesión y a honrar la plaza y su denostada Feria de San Jorge. Sin importarle el porrón de contratos que tiene ya firmados. Sevilla y Madrid. La gloria de la puerta grande se quedó en la sala de operaciones de la enfermería. En el recuerdo de la afición maña, su toreo y su compromiso con San Jorge.
David DíezAquí el post completo-

Lástima que el término "torería" no tenga traducción al inglés, porque la faena de Curro Díaz fue un tributo a la clase y la improvisación. Ante un cuarto noble de Algarra, que en otras telas habría resultado soso, inventó un bello y ajustado trasteo por ambas manos. No sólo toreó bien, sino además bonito. Y a esa estética puso el colofón de una estocada de matar o morir, yendo el cuerpo tras la espada, en perfecta línea recta, hasta ser prendido por el pitón, que destrozó la parte posterior de la casaquilla azul y le infligió al torero una cornada de 15 centímetros en el muslo derecho.
Gloria Sánchez Grandeaquí el post completo-


Foto superior: Leyre Usán 


miércoles, abril 19, 2017

Que no incomode, que no cree complicaciones, que disfruten, que nadie pase un mal rato (Daniel Ruíz)



¿Cómo compaginar la bravura con la nobleza?

Es complicado, hay que medir bien. Si te pasas sacas un toro pasado de rosca, complicado. El toro pasado de rosca incomoda a cualquier torero. Un toro alto de bravura o con muchas complicaciones hace pasar un mal rato a cualquiera. Yo no quiero ver pasar un mal rato, yo quiero ver torear. Quiero que sea bravo pero que repita. Cuando echo toros malos me disgusto porque la gente no puede disfrutar.



Foto: El “poderoso” Juli con un ejemplar de Daniel Ruíz en Albacete

martes, abril 18, 2017

Sobre la buena corrida de Pedraza de Yeltes en Arles ( Barquerito)



EL CUPO Y EL TURNO toristas de la Pascua de Arles corrió a cargo de una muy voluminosa corrida de Pedraza de Yeltes, que dio en vivo un promedio de 570 kilos. Los dos últimos aparentaron todavía más. Serio por delante el envío entero. Dos toros particularmente ofensivos: un primero estrecho y talludo, armado por delante, y un sexto ancho y abierto de cara, atacadísimo, ensillado y largo, inmensa mole aplomada.
Fue corrida variada de pintas. (...). El cuajo, las caras, la romana, la gravedad y la seriedad en conjunto del remate compusieron un mosaico del gusto del aficionado torista. Desde gradas y tendidos de sol se siguió la corrida primando al toro sin la menor reserva. El público todo supo ser generoso con los tres espadas. La presidencia, también. La exigencia con los picadores, mayor de lo habitual en la plaza francesa que sea. Salieron a picar los caballos muy pesados y domados. No hubo ni un solo derribo. Sí varios marronazos a toros que vinieron corridos.
La sorpresa fue que se les dio en varas a todos trato parecido al que se gasta en las corridas concurso. (…)
Pero los seis toros se picaron donde se pica o picaba en las concurso y, como si hubiera habido un pacto, a los seis se les puso en distancias más que respetables. En una imaginaria boca de riesgo, que aquí no hay. O en el centro del óvalo del anfiteatro. Hubo toros, los tres últimos, de tres puyazos más o menos en regla. Galopar al caballo propiamente no lo hizo ninguno, pero salvo el quinto todos se batieron. Primero y segundo fueron los de mejor nota con diferencia. Salvo tercero y sexto, todos fueron aplaudidos en el arrastre. Al final saludó el mayoral.
Los dos primeros fueron los de mejor cumplir en varas y, de paso, los más prontos en la muleta. Noble el uno, que galopó y metió la cara. Repetidor el otro, que descolgó lo que pudo porque era muy alto de agujas y corto de cuello. Con ellos se vieron las dos faenas de más calado. Distinguido y templado Morenito de Aranda en un trabajo de aliento: cites en larga distancia, dos de ellos de punta a punta, reuniones severas, airosos remates, una soberbia tanda con la izquierda. Y, ay, una estocada en los bajos. Fandiño no pudo tomarse ni un respiro con el segundo, que atacó sin desmayo y, toro a más, acabó embalado y encelado, todo lo cual revistió de emociones el trasteo firme, mandón y resuelto del torero de Orduña.
El resto de función no tuvo tanta intensidad. 


Barquerito


lunes, abril 17, 2017

Breves notas sobre la corrida de Montealto


Corrida de una presentación muy desigual, toda una escalera que creo no debió venir a Madrid. Toros faltos de casta...muy lejos de la vista hace dos años con este mismo hierro.
Hacía tiempo que no se veían tales desatinos en el tercio de varas y en general, en todas las lidias. Un desastre absoluto.
Curro Díaz nos puso el caramelo en la boca en el inicio de su faena al quinto... pero no tardó en quitárnoslo con un toreo ventajista. A destacar su estocada al primero
Buen manejo del capote de Garrido... pero con la muleta fue incapaz de ponerse en su sitio. Mal , muy mal, con la espada.

Nota: Ojo a la evolución de los jóvenes aficionados de las gradas 5-6-7

El sueño de una tarde calurosa


Me dormí pronto anoche, sin querer y al despertar esta mañana no sabía bien en qué momento ni con qué pensamientos me había dormido, recordaba que había ido a las Ventas por la tarde y pensé que quizá fue allí donde empecé a experimentar los síntomas del sueño, quizá fue el calor inusual en esta época del año o el aburrimiento que producía lo que se veía en la plaza.
Me venía a la mente un encierro de Montealto con morlacos descomunales unos y feos otros. Unos picadores sin oficio, me preguntaba si habrían montado a caballo en alguna otra ocasión. Unas cuadrillas alborotadas que apenas pudieron pasar página sin menoscabo de su integridad.
Y dos toreros, José Garrido que toreó siempre despegado y aliviándose sin ninguna enjundia ni interés, siempre con el pico y fuera del sitio adecuado, sin dar la distancia mínima necesaria, estropeó dos toros, que fueron dentro de lo malo los más potables de la tarde: los dejó sin torear. Y para qué hablar de los bajonazos.
Y Curro Díaz que realizó el único quite de la tarde por chicuelinas ajustadas y capa baja que agradó y que destacó por su verticalidad y oficio que practica con elegancia en los pocos momentos que le permitieron los toros. Mató al primero de la tarde de contundente estocada en todo lo alto, lástima que no le toreó como al quinto, cuya faena es la única que cumplió por la mínima las expectativas de la tarde.
Pero ya digo, esto lo recuerdo entre sueños y tengo la sensación de haberlo vivido con anterioridad en la plaza, como si la nueva empresa fuese la vieja, es decir: como siempre.

Jandro
lunes, 17 de abril de 2017

Foto: Álvaro Marcos



miércoles, abril 12, 2017

Habla Álvaro Nuñez


"El caballo me importa un bledo, para ahormar la embestida sí, pero no para seleccionar"

Álvaro Nuñez 

Via_ Patrimonio Taurino

martes, abril 11, 2017

El cambio evidente (Carlos Alonso)

Tres festejos han bastado para evidenciar la mejoria de salud de Las Ventas, que es como decir que asistimos al fortalecimiento del corazón del toreo. Algo impensable hace seis meses.
Y esta celebrable victoria parcial, con récord de afluencia de publico y la confirmación de que los días de festejos en Las Ventas forman parte de la agenda de miles de madrileños,entre los que se encuentran muchos jovenes, es multicausal y por tanto corresponde a cada palo que haga ejercicio de responsabilidad y aproveche esta inercia positiva para seguir librando la verdadera batalla que es la de la propia pervivencia de la fiesta de toros en los próximos 50 años (no creo que la propia humanidad dure mas).
Antes de entrar en los méritos de la nueva empresa que los hay, merece la pena señalar como factor nuclear la respuesta social de los aficionados o simpatizantes de la fiesta de toros que cansados hasta la náusea de ataques, de ser juzgados por su pensamiento han respondido de la mejor manera posible, acudiendo a la plaza y enarbolando la bandera de su afición, enterrando complejos y sacando musculo de orgullo. Esa postura activa de tantos aficionados entre los que sobresalen cientos de jóvenes es un tesoro que debe protegerse con la vida y a quien no se debe defraudar, ofreciendo constantemente por parte de la empresa, ganaderos y toreros argumentos para que estos nuevos aficionados o aquellos que han decidido ir con más frecuencia a los toros sigan con su pasión y consoliden  una aficion fuerte tanto en concepto como numéricamente (los mejores ejércitos). Que ayer el sol estuviera lleno y la sombra flojeara demuestra que el aficionado va a los toros porque le apetece y lo hace según puede, cosa que no sucede en los acontecimientos en los que prevalece la coyuntura de moda social.
Respecto al haber positivo del empresa destacar que ha aumentado notablemente la presencia publicitaria de los festejos, con una mayor y  necesaria inversión (hasta en el antitaurino 20 minutos), mejoras prácticas como la venta de entradas por internet, una imagen pública bien trabajada que se hace patente en actos como la presentación de los carteles y entre otros la sensibilidad de traer al aficionado venteño encierros de su agrado.
Después se han dado circunstancias difícilmente  controlables que se han querido sumar a la fiesta, como el buen tiempo y el torrente de toreo de Ángel Sanchez.
Y ahora con todo este cúmulo de hechos felices, con esta ilusión que nos desborda y las ganas de ver toros, toca concienciar a todos los protagonistas y partes activas para que sigan en esa linea y consigamos ser mas fuertes porque el enemigo no va a rendirse fácilmente  cuenta con la audacia que proporciona la estulticia.
Post data: no olviden súpervitaminarse y mineralizarse , es decir una fiesta integra con respeto y nivel en todos los tercios, no solo en la muleta.


domingo, abril 09, 2017

Otra vez en las Ventas


Igual que muchos domingos de Ramos de años pasados, este año he iniciado hoy mi personal temporada de toros en las Ventas lamentando no haber asistido a las dos novilladas programadas en domingos anteriores y me atrevo a decir que con una ilusión nueva transmitida por la nueva empresa que regenta el coso este  año y que está tratando por todos los medios recuperar asistentes a la plaza empeñándose en la regeneración de la fiesta.
Y con esas pretensiones e imagino que con mucha ilusión han programado la primera corrida de la temporada: En el cartel toros de Vitorino Martín para los diestros Iván Fandiño, Alberto Aguilar y Gómez del Pilar.

No sabemos si otros toreros con más renombre habrán desdeñado apuntarse a esta corrida o si la  empresa habrá elegido estos nombres por su idoneidad para acometerla con garantías.

No cabe duda de que Fandiño y Aguilar están acostumbrados a bregarse con corridas encastadas, pero quizá no sea el momento más oportuno para confirmar alternativa cuando Gómez de Pilar sólo toreó el año pasado en dos ocasiones y a pesar de su buena disposición se le ha visto demasiado verde para semejante compromiso, pues aunque los victorinos no mordían ni mucho menos, ni son comparables a los de hace unos años, siguen siendo toros listos que piden el carnet, y en el toro de su alternativa Gómez del Pilar se ha encontrado ya en la segunda serie con un toro muy parado pero que sabía de torear mucho más que él, y se ha librado de milagro de una cogida, ha tenido suerte y le deseamos que la siga teniendo. Es de agradecer su disposición positiva y que haya puesto el toro a distancia en varas aunque con nulo resultado.

Pero Fandiño y Aguilar saben perfectamente que a estos toros no se puede salir a ver si se dejan por el pitón derecho o por el izquierdo, previamente hay que someternos y dejarles muy claro que el que manda en la plaza es el torero, y que tiene que obedecer aunque sea a regañadientes. Y no hay atajos, salir a encimarse con el toro, recortarle el viaje y no dejarle ver es tratar de engañar al público, pero en Madrid hay una afición que ve los alivios desde el primer muletazo y se percata de la falta de voluntad del torero, al que se le transparentan las ganas de salir de estampida hacia el hotel a refugiarse en la ducha. Ninguno de los dos ha logrado en ningún momento encandilar al respetable en manera alguna.

Tampoco los toreros de plata han tenido una tarde memorable aunque siempre cumplen con profesionalidad, cabe destacar los dos pares de banderillas de Jarocho al cuarto toro de la tarde.

Lo peor de hoy es la conclusión: la regeneración de la tauromaquia es imposible sin la colaboración de los toreros, por mucho que se empeñe en empresario.
Y entendemos por regeneración volver a emocionarnos en los tendidos, a embelesarnos, a salir toreando Alcalá arriba como decía el maestro Joaquín Vidal.

Jandro

domingo de Ramos, 9 de abril de 2017

Fotos: Andrew Moore


jueves, abril 06, 2017

Sobre el indulto

"-(...).Porque no se puede ver a un toro con público y, en definitiva, cuando quien manda en el ruedo es el torero y hace la lidia a conveniencia suya. La experiencia demuestra que un toro muy bravo en tres puyazos puede cantar la gallina en el cuarto, y sobre todo a partir del quinto. Por eso, muchos toros indultados en la plaza por bravos, después de tomar tres puyazos superiores , son luego malos sementales y no sirven para padrear. El ganadero debe ver los toros en el campo y no en la plaza, donde los pican pocas veces en su sitio y casi nunca a la distancia conveniente. Por eso soy partidario de la tienta de machos. Por eso te dije hace cinco años que la mayor vergüenza de un ganadero es que le indulten un toro en la plaza porque es señal que no lo ha sabido ver en el campo . Y sigo diciéndote que si a un toro mío le perdonan la vida, soy capaz de cortarle la cabeza antes de echárselo a las vacas. Porque cuando se manda un toro a la plaza es porque no sirve para semental..."
 Carlos Urquijo. Lo recoje Alfonso Navalón en  "Viaje a los toros del Sol"


martes, abril 04, 2017

Más sobre la faena de Ángel Sánchez


Ya fue aplaudido en el recibo capotero, y aunque en el caballo se le administraron sendos e inocuos picotazos el buen son, que dicen los revisteros, de Pavito lo entendió Sánchez desde que genuflexo lo recogió en el tercio y lo fue sobando hasta llevarlo al platillo. Enseguida se lo echó a la izquierda, y al natural dejó Ángel Sánchez la prueba fehaciente de que la teoría existe por algo, y que la práctica pone a cada uno en su sitio. Pavito es un bombón y el novillero lo sabe, así que Ángel planta sus zapatillas de frente al novillo y sin enmendar la posición –no en paralelo, de frente-, adelantando la femoral, cargando la suerte, con el compás abierto y con la muleta –ayudado siempre con el estoque- echada por delante le liga un ramillete de tandas casi calcadas: tres naturales, y el pecho obligado. Doce pases, tres tandas, una trincherilla de cartelazo y un pase de la firma. Y ya. Ahí ha telegrafiado Sánchez lo que Vanegas en cien pases no ha logrado. Mas lo que vino después ya fue desilusión y rabia. 

Oscar Escribano – aquí la crónica completa -

lunes, abril 03, 2017

Sobre la tarde de Ángel Sánchez en Las Ventas ( Barquerito)

 De Ángel Sánchez fue la tarde y será la fama pues no es cosa común ver a un debutante torear con tanta pureza, tanto empaque, tanto garbo y tanto temple.
Un novillo extraordinario, sí, pero toreado con carísimo primor. Faena de altos vuelos, resuelta con la sencillez propia del toreo que, por su ajuste de mano baja, su despaciosidad y su ligazón, se llama, muy propiamente, profundo. Con el capote, la verónica traída por delante, acompasada. Y, sobre todo, con la muleta, en profusa pero intensa faena, de hasta casi diez tandas sin que sobrara ni pesara ninguna, porque todas tuvieron su encanto o su razón particulares. Desde una primera rodilla en tierra hasta una última de tres naturales abrochados con la trincherilla y el de la firma.
En el cuerpo de la faena, todo sustancia, variaciones en la distancia, en el dibujo del muletazo –soberbios los naturales ayudados, de estirpe antoñetista-, a suerte cargada los pases de pecho, grave alegría en el toreo casi frontal, siempre vertical y relajada la figura. El encaje perfecto. Natural compostura. La faena se vivió con clamor constante y rampante. Tres pinchazos sin apuntar ni cruzar, una defectuosa estocada perpendicular y trasera, rueda de peones. Y hasta la próxima.
Posdata para los íntimos :
Torero habemus! (Aleluya, aleluya...!)



Sobre los novillos de La Quinta en Las Ventas ( Barquerito)


Cuatros novillos -1º, 3º, 4º y 5º de La Quinta (Álvaro Martínez Conradi), uno -6º- de Rehuelga (Rafael Buendía) que completaba corrida y un sobrero -2º bis- de San Martín (Alberto Manuel) 
CINCO NOVILLOS en tipo pero de muy diversas hechuras de La Quinta pasaron reconocimiento. Uno de ellos, segundo de sorteo, por acalambrado o por renquear, fue devuelto después de un segundo puyazo y de haber derribado en el primero de los dos. El son de los cuatro restantes fue tan diverso como sus propias hechuras. Dieron muy buen juego tres: un primero muy en lo antiguo de Buendía, de son y fondo muy regulares –de regularidad-, un cuarto de pecho y culata muy anchos, que se movió pronto y quiso con nobleza, y un quinto, Pavito, probablemente salido del cruce Saltillo-Buendia tan privativo de La Quinta, que descolgó ya de salida, peleó en dos varas medidas y fue en la muleta de calidad extraordinaria.

El primero fue muy aplaudido en el arrastre. Para el quinto se pidió la vuelta al ruedo. 

viernes, marzo 31, 2017

El toreo es grandeza


"esa bárbara imagen, esa antigualla tan poco cultural, de un toro fiero tirando gañafones, vendiendo cara su vida, y un tío enfrente armado con la muleta en la izquierda, la espada en la derecha y el corazón en el medio"

Texto: José Ramón Márquez 
Foto: Campos y Ruedos

miércoles, marzo 29, 2017

Belleza, grandeza y ética sobre una foto de Andrew Moore ( Jean Juan Palette Cazajus)


La foto de Andrew Moore que muestra las cuadrillas arropando a Pablo Aguado, el joven novillero arrollado por el toro el pasado domingo día 26 de marzo, en Las Ventas ha sido muy comentada y compartida.
Para mí que es una de las mejores fotos taurinas de la historia. Su construcción clásica, piramidal, el hieratismo de los personajes como congelados en el tiempo, todo me recuerda irresistiblemente ciertas obras maestras de la pintura renacentista o posrrenacentista.
Es impresionante la belleza de esta composición humana, a la vez compacta y diferenciada, alrededor del novillero herido. Creo efectivamente que se impone el calificativo "crístico". La impresión inmediata es la de la emoción compartida, de la estrecha solidaridad colectiva. Pero en seguida nos damos cuenta de que esta hermosa piña humana está compuesta de individuos perfectamente caracterizados. Cómo si Andrew Moore hubiese construido pacientemente esta obra maestra en la tranquilidad del estudio y no apurado por la irreversibilidad del instante.
Irreversibilidad del instante que es sin duda la definición básica de la excepcionalidad de torear. En esta foto no se ve al toro, no se presencia ningún lance taurino, y sin embargo pocas fotos representan mejor la esencia de la fiesta de los toros : solidaridad, sacrificio, comunión humana y pureza ética. Todo lo contrario del teorema animalista abstracto, cuya única dimensión humana es, en el fondo, la deletérea autocompasión.
FOTOS:

1. La obra maestra de Andrew Moore.
2. Rafael Sanzio, Descendimiento (1507). Roma, Galería Borghese
3. Caravaggio, Descendimiento (Hacia 1603) Roma, Museos Vaticanos


martes, marzo 28, 2017

Victorino, Fandiño, Aguilar y Gómez del Pilar, en Las Ventas, presentando el cartel del Domingo de Ramos



EL SÁBADO 1 DE ABRIL EN LA SALA BIENVENIDA

Los protagonistas del Domingo de Ramos estarán este sábado, 1 de abril, en la Sala Antonio Bienvenida de Las Ventas, en un acto organizado por el Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid. El ganadero Victorino Martín y los toreros Alberto Aguilar y Gómez del Pilar (Iván Fandiño participará a través de un vídeo pues torea esa misma tarde en Brihuega) conversarán con la afición madrileña antes de la gran cita. 




lunes, marzo 27, 2017

Esto no es un juego


Tras el toque de los clarines tempraneros, salió el toro -el novillo, en este domingo de finales de marzo-, sobrevino un aviso, una advertencia, casi inapreciable, en el primer tercio, después una buena faena, con coraje y cabeza, dos tandas notables, por el pitón derecho y por el izquierdo, los primeros olés, un error ínfimo al final de la faena de muleta, casi sacando al novillo para entrar a matar, un arreón, un golpe seco, un grito; y lo que pudo haber sido, no se sabrá nunca. Sólo quedó la imagen -que sacudía con violencia la memoria de otras cogidas- de un hombre, un torero, boca abajo e inerte sobre la arena; los brazos en cruz, las manos muertas. La cuadrilla que corría en su auxilio hasta el tercio, por un ruedo inacabable, el de Madrid, donde todos los terrenos están siempre tan lejos, de los burladeros, del resto del mundo. La mandíbula que se cerraba obstinada a causa del impacto contra el albero y el aire que no entraba en los pulmones. 

La congoja mientras la procesión, con el novillero en brazos, se dirigía hacia la puerta enrejada de la enfermería de Las Ventas, que se abría, demasiado madrugadora esta vez, en el primer festejo y el primer toro de la temporada. 

Texto: Gloria Sánchez Grande Aquí el artículo completo-

Foto: Andrew Moore