martes, octubre 15, 2019

Barcial por D. José Porcar



En esta andadura que con este reportaje empiezo en este blog, he elegido una de las ganadería, que mas cariño le tengo. BARCIAL, hay varias razones, evidentemente el trato que recibo cuando la visito, pero sobre todo el que en ella se mantiene uno de los encastes mas singulares y particulares, que existen en la cabaña brava española el Vega-Villar. 

Esta ganadería la formo don José Vega en 1910 con vacas de Veragua y sementales de Santa Coloma, una vez hecho este cruce, paso a las manos, en 1914 de los hermanos Villar, los cuales recogieron y disfrutaron los frutos sembrados por don José Vega, por eso, el encaste de esta ganadería se llama “Vega-Villar”. En 1928 uno de los hermanos Villar, en concreto don Francisco vende su parte a don Arturo Sánchez Cobaleda, el cual supo encumbrar la ganadería, pues todas las figuras de la época no tenían inconvenientes el forman parte, en carteles con toros de esta ganadería, en 1942 muere don Arturo, pasando la ganadería a sus hijos, separándose y dividiéndola en 1950, correspondiendo uno de los lotes a don Jesús Sánchez Cobaleda, que la anuncia a nombre de “Barcial”, finca que en la que en la actualidad siguen pastando los machos de la ganadería, en 1960 fallece Don Jesús, pasando la vacada a sus herederos y posteriormente a don Arturo Cobaleda Gonzales, que es el actual propietario, que junto con su hijo don Jesús Cobaleda González Zapatero son los que llevan las riendas de la ganadería, por motivos de edad, es don Jesús quien vive mas el día a día de la ganadería, no tomando ninguna decisión importante sin consultárselo a su padre, fue don Jesús quien nos atendió muy amablemente para que pudiésemos hacer este reportaje y que por lo tanto quiero agradecerle de antemano su hospitalidad y amabilidad. 


 La vacada pasta en dos fincas, los machos en la finca “La Torre” “Barcial” en San Pedro de Rozados y las vacas y sementales en “La Matilla” Beleña, las dos en la provincia de Salamanca, las dos fincas son típicas charras, con buenos pastos y buen encinar, aunque en la que pastan las vacas debido a su orografia las vacas y sus retoños se encuentren mas abrigadas en los durisimos meses de invierno, por todos es sabido que los inviernos salmantinos son muy crudos, aunque en la actualidad y debido al maldito cambio climático sean suavizado.



El fenotipo de esta ganadería esta muy definido, pues los toros sin ser voluminosos, gozan de gran trapio, pues por lo general tienen generosas y astifinas defensas, son bajitos y con bastante morrillo, que en numerosas ocasiones lo tienen rizado, por lo que les da mayor seriedad, y los pelos son inconfundibles pues tienen una amalgama grandísima de colores como, berrendos en negro en cárdenos en colorados, con accidentes como el calcetero, coliblanco, cinchado, giron, bragado, lucero etc..



 En la actualidad la piara de vacas esta compuesta por unas 140 vacas y 4 sementales, de entre los sementales se encuentra uno a prueba, que tiene su curiosidad, este proviene de una reata muy buena y en el se ha producido, un salto atrás, como se llama en el argot, aproximadamente hace unos treinta años que el pelaje berrendo en colorado se perdió y casualidades de la vida hace tres años una de las vacas pario un precioso becerro con este singular pelo, por lo que trascurrido el tiempo y viendo sus magnificas hechuras ya que la reata es de confianza, decidieron echarlo a las vacas, sin tentarlo, sus primeras criás si todo va bien nacerán a finales de este año, por lo que aun queda un tiempo de espera para ver si liga y se queda como semental definitivo, esperemos que la suerte se alié con este semental y que este pelo tan singular y bonito vuelva definitivamente a la ganadería.

 En esta ganadería los tentaderos son muy exigentes, principalmente en el caballo, pues es, en este, en donde el animal tiene que dar el do de pecho, he ir de menos a mas, evidentemente en la muleta también son exigentes, ya que el animal tentado tanto sea macho como hembra, tiene que tener movilidad, fijeza, humillación, trasmisión, nobleza, sin ser bobo y siempre a mas, hay una particularidad en los tentaderos de esta casa y es la seriedad que tienen las vacas, pues hay muchas vacas que son tentadas con mas de cuatro años, teniendo mucho trapio y seriedad, por eso hay muchos toreros que quieren ir a tentar, pues de cara a la preparación de una temporada les viene bien, pues los tentaderos de esta ganadería son lo mas parecido a una corrida y de esta forma optimizan su preparación, para ir seleccionando los animales que serán los padres de la ganadería, aparte de los tentaderos de vacas y machos, estos últimos también son elegidos por reata, como a sido el caso del macho berrendo en colorado, que he mencionado anteriormente.


 Por temporada suelen lidiar unos 8 festejos, principalmente novilladas con y sin picadores, aparte de los novillos y toros sueltos que destinan para los festejos populares, festejos estos a los que están muy agradecidos, pues en los momentos delicados, han tirado del carro de la ganadería, ya que estuvieron unos 5 años sin la carta verde, documento indispensable para poder lidiar en muchas partes de España y toda Francia, pues por todos es sabido que en el país vecino esta ganadería es mas apreciada que en nuestra querida piel de toro (por desgracia), recuperando dicho documento en el 2014, por lo que desde este año empezaron ha ver la luz al final del túnel, estando barajando la idea de dejar alguna corrida de toros, pero sin prisas, por que, por todos es sabido como esta el mercado.


Como he dicho con anterioridad, estuvieron 5 años sin la carta verde, por lo que, para recuperarla, tuvieron que pasar unos lesivos y terribles saneamientos, corriendo el peligro de perder algunas reatas, por lo que los problemas de consanguinidad aparecieron, no muchos, afortunadamente ese quebradero de cabeza ha desaparecido, pues calentándose la cabeza a la hora de hacer los lotes para abrir lineas lo han conseguido, pero no hay que bajar la guardia. 


Rematando la conversación, el ganadero nos dijo que la temporada, que ya, prácticamente a finalizado, la califico como buena, pues en los festejos que han participado, han salido satisfechos, pues se han visto animales bravos y encastados, que es lo que ellos buscan, empezaron en el mes de febrero, con el toro del antruejo de Ciudad Rodrigo un bonito y espectacular berrendo en cárdeno oscuro, el cual cumplió con las expectativas y terminaron en el mes de septiembre lidiando tres novillos en Miranda del Castañar, por uno de los novilleros revelaciones de la temporada, el cual no tiene inconveniente en lidiar los encastes que le ofrecen, esperemos que siga así, supongo que muchos de los que leerán esta reportaje sabrán de quien les hablo, Francisco Montero, el cual se entretuvo en cortar 5 orejas y un rabo, a uno de los novillos se le dio la vuelta al ruedo y al final del festejo, nuestro anfitrión fue obligado a saludar, esperemos que la temporada próxima los triunfos se sucedan, pues la camada venidera es muy bonita y pinta bien, esperando que no tras muchos años dejen alguna corrida de toros y se pueda lidiar en una plaza de postín como fue aquella corrida lidiada en el verano de 2002 en Las Ventas de Madrid, la cual, hasta la fecha ha siso la corrida que en su conjunto, en el caballo mas brava que presenciado, de hecho, tras finalizar la corrida los hermanos Lozanos, que por aquel entonces eran los empresarios de Madrid, les apalabraron una corrida que fue lidiada en la feria de San Isidro del siguiente año, esperemos que ocurra un hecho como el que ocurrió aquel año y de esta forma dar un aldabonazo y que la ganadería recupere parte del sitio que nunca debió de perder, aunque desafortunadamente, todos los buenos aficionados sabemos como están las cosas en el mundillo taurino, pero por fortuna la fe no hay que perderla siempre y cuando haya ganaderías y ganaderos como los que nos han ocupado en este reportaje.

José Porcar

















 

domingo, octubre 06, 2019

Ferrera






EL CID

La cosa de hoy iba, por completo, de El Cid, un torero que, mientras otros recibían las floreadas guirnaldas de la crítica selecta y nada interesada, mientras los adjetivos servían para ir haciendo tragar a las gentes el ricino del toreo de renuncia, del toreo sin toro, Manuel Cid iba conformando su carrera basada en la pureza y en el toro, las dos inmutables patas en que reposa la tauromaquia que importa. Manuel Cid fue abriendo las puertas grandes de Madrid, de Bilbao, de Sevilla (allí la dicen la del Príncipe) a base de estar frente al toro, el que mete miedo, el que es un problema, el que no regala nada más que la incertidumbre de su embestida lista. El Cid ha abierto los más difíciles cerrojos de las Plazas más exigentes con los toros de Victorino Martín donde otros han hecho sus gestas a base de cuvillejos y de juampedritis de todo a cien, dejándose la vida en cada cite, en cada natural. En Bilbao, el día histórico de los seis de Victorino, la que posiblemente sea la corrida más importante que se ha visto en lo que llevamos de siglo XXI, cuando Cid viene de matar al cuarto, le pregunta a Boni, su excelente peón:

-¿Cuántos quedan?

José Ramón Márquez.

Foto: Andrew Moore

lunes, septiembre 23, 2019

Sergio Serrano



Y ahí está Sergio Serrano, que se va con mucha seguridad con el toro a los medios a dictar su clase basada en la colocación, la firmeza, el valor, esas cosas que mantienen en pie la fiesta de los toros desde la época de Cúchares y de Montes. Imposible apartar los ojos de la lucha entre Serrano y Palmito. Ambos ponen sobre el tapete su inteligencia contra el otro y Serrano le roba literalmente al toro dos derechazos que son dos obeliscos de torería, ganada la posición, arriesgando. Y luego, para que no se diga, lo intenta por el izquierdo y recibe las agrias tarascadas del toro, que ni pasa, y vuelve a la derecha a la porfía denodada, a plantear una de las más sinceras y hermosas faenas que se han visto este año en Madrid, pura hombría. Un pinchazo y una estocada baja ponen fin a la vida de Palmito y una merecida vuelta al ruedo, dada con lentitud gozosa, es el galardón para Sergio Serrano.

José Ramón Márquez- Aquí a crónica completa-

viernes, agosto 02, 2019



El cuarto, precioso de hechuras, de nombre Rebaja, número 46, fue un gran toro por bravura, fijeza y movilidad.
Aplausos