miércoles, mayo 28, 2014

Sobre la tarde de Fuente Ymbro

Lo mejor de la tarde, de todas las tardes, si atendemos a lo que indica la epidermis, fue el segundo par de banderillas de Ángel Otero al sexto, Ibicenco, número 216, pues la forma de provocar la  acometida del toro, de cuartear, de darle ventajas aguantando los pies de su embestida, de sacar el par de abajo, de cuadrar y de clavar en la misma cara y de salir airosamente de la suerte es lo más torero que se ha visto en las diecisiete tardes que llevamos de Feria.

José Ramón Márquez - Aquí la crónica completa-

Sobre la corrida de  Fuente Ymbro decir que manseó en el caballo y que salieron dos toros, 1º y 3º, bonacibles, de esos que ahora definen como toros  "con clase", "que colocan la cara" , "que duran"..., vamos dos bombones pidiendo que les cortasen las orejas.


Sobre la actuación de los tres acartelados, cito a Vazqueño: La terna de hoy, tela marinera. El funcionariado del escalafón.
Nota:Como indica Barquerito, no pareció una corrida improvisada de FY..¿No decía que no tenía toros para Madrid?
Nota añadida: Escribe Paz Domingo:
Hoy hay una gran noticia por los adentros toreros. La alumbró un subalterno llamado Ángel Otero con un soberbio par de banderillas. Y todo el mundo habla de ello. Los que entienden porque saben de la belleza del toreo y de su rareza en este mundo de vulgaridad actual. Y los que no entienden porque la sorpresa y la fe inundan su espíritu. La terna de la torería en esta tarde repleta de extraños la completarían los hombres de plata Montoliú y Jesús Romero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada