miércoles, mayo 14, 2014

Sobre la tarde de Fandiño con los parladés

-Un encierro de Parladé muy mal presentado. (¡vaya 6º!) , Por algunos bichos no dábamos un duro en los primeros tercios, pero el caso es que se han ido viniendo arriba y la corrida anduvo a medio camino entre el genio y la bravura auténtica, esa que ataca con decisión y fijeza, repitiendo incesante.
-No me convenció la primera oreja de Fandiño
- Al quinto lo dejó crudo en el caballo, no le dio en la segunda vara. El toro se fue creciendo y Fandiño ha cuajado una faena de muchísimo mérito por el lado izquierdo, en un palmo de terreno, sin descomponer la figura con un toro que lo citabas una y se arrancaba cinco, seis o las veces que fuera, hasta que lo despedía con un pase de pecho. No fue la perfección en cada muletazo, pero está vez sí, Fandiño dominó en cada serie a un ejemplar pegajoso que se movía con mucho nervio. Se tiró a matar o morir sin ninguna ayuda, solos su espada y él, encunándose, saliendo despedido por los aires y dejando la espada en buen sitio. La plaza fue un hervidero, en ese momento ya no había ninguna duda. Fandiño se salió con la suya.

Vazqueño - "Se salió con la suya"  . Decir que coincido plenamente con Vazqueño.

En su regreso a Las Ventas, Fandiño ha estado marcial, vibrante y valiente. Sin esteticismo.

Gloria Sánchez-Grande - aquí su crónica-


El público de Las Ventas, entusiasmado con la faena vibrante, temperamental y arrebatadora de Fandiño al bravo y encastado toro quinto de la tarde, se quedó de piedra cuando el torero tiró la muleta y se perfiló para matar sin defensa alguna a metro y medio de dos perchas astifinas que asustaban desde el tendido. “Está loco”, pensó la plaza entera.

Antonio Lorca Una locura maravillosa

La sorpresa es un elemento determinante en la emoción que provoca la fiesta de los toros. Cuando las voces del tendido discutían acerca de la calidad de la faena de Fandiño, que no eran sino la continuación de los comentarios acerca de la faena anterior, en las que la concepción del torero fluye, tropieza, enlaza momentos de tensión con otros de bajón, tiene altibajos de calidad aunque no de entrega, la insólita decisión del torero de arrojar la muleta antes de entrar a matar enmudeció la plaza.

Andrés de Miguel- Aquí su apunte-


Nota: Reprochar a Fandiño su desidia en el tercio de varas.
Nota: Que quieren que les diga, me apetece volver a ver a Ángel Teruel...tiene algo.,,

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada