domingo, mayo 11, 2014

Ángel Otero


 El subalterno Otero dejó dos pares de banderillas en una demostración del toreo clásico de frente parando en seco el enérgico viaje, asomándose al balcón y saliendo andando de la suerte.(...) Parar, mandar y templar. Así ha sido el torero siempre y siempre lo será para esperanza de algunos y la emoción que tanto reclama el resto.
Paz Domingo - Aquí su crónica -

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada