lunes, junio 23, 2014

Sobre la novillada del Conde de la Maza en Sevilla

La novillada, bien presentada y en hechuras de embestir, tuvo de todo. Novillos con genio, otros bravos y encastados, alguno más flojo, pero con la variedad y la emoción que da un animal con peligro, delante del cual todo lo que se haga se respeta y tiene importancia.
(...)
David de Miranda estuvo en novillero. Se dejó pegar dos volteretones y volvió a la cara del toro como si nada. Su lote también era exigente y toreó templado con la izquierda al primero, donde perdió trofeo por matar mal.

Ignacio Sánchez-Mejías ( aquí la crónica completa )

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada