jueves, junio 05, 2014

¡Aficionados, a defenderse !

Si se protesta una oreja a El Juli -sin mayoría pidiéndola y sin el propio torero paseándola en la vuelta al ruedo- entonces los del siete son unos reventadores y los que no opinan como el público ocasional son unos niñatos talibanes. Si se exige integridad en la presentación de la corrida, en el reconocimiento y en la lidia de las reses, entonces  significa que quieres sentar cátedra y eres un advenedizo. Si le silbas a Fandiño cuando no engarza ni dos pases seguidos entonces eres un insensible y un mal aficionado.
Pero cuando insultas al presidente porque no le da la segunda oreja a El Juli entonces eso sí es correcto y es de ley. Cuando el toro se cae de salida, y el torero lo “cuida” para que dure y te roban dos de los tres tercios por los que tú abonas la entrada y exiges lo que has pagado, entonces es que vienes predispuesto de casa a fastidiar a las figuras. ( sigue... )


Nota: Si alguien quiere saber donde está el tan cacareado poder de El Juli, que se de una vuelta por los portales de internet y demás medios serviles 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada