domingo, junio 08, 2014

Sobre el paralelismo simbólico entre la vida y el toro

Parece evidente el paralelismo simbólico entre la vida, la vida de cualquiera y el toro que sale a las plazas. En tiempos de vida fácil y cómoda, donde los problemas esenciales están resueltos, el toro de los ruedos no puede ser duro y peligroso pues la vida no lo es. En tiempos de paro, de perdida de derechos, de recortes en sanidad y con un futuro negro de las pensiones, el toro de las plazas no puede seguir siendo un animal bobalicón y feble, pues la vida no lo es. El otro día, ante esta fiera corrida de Victorino, la gente se puso de parte de los toros, de las alimañas. Es un aviso a navegantes. En tiempos duros, no se puede ir a la plaza a ponerse bonito y relajado. "The Maestros" tienen los días y las horas contadas. Tiempo al tiempo.
JUANSINTIERRA

Nota: En la foto, de la pasada corrida de Victorino vemos a Ferrera, haciendo su labor , volará el capote en el último instante para poner orden en el ruedo, en la lidia (Vía: @BombitodeMiura) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada