jueves, junio 05, 2014

Sobre la corrida de la Beneficencia


Lo de ayer fue, una vez más, una tomadura de pelo soberana. 
Ayer el ganado lidiado fue indigno, no sólo en presencia (...)
Culpables en primera instancia los propios espadas y sus representantes-apoderados-mentores, que intentar darnos esta achicoria sustitutiva de lo que es una corrida de toros, esta falsificación del toreo, esta burda imitación, remedo tosco, zafio, rústico y torpe de lo que es la tauromaquia de gallardía y voluntad, de asunción del máximo riesgo, de entrega, técnica e inteligencia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada