lunes, octubre 22, 2007

El aficionado


El aficionado puro, ese camina quedo, para, mira, calla. El aficionado puro parece que mira, pero en realidad no ve. La ilusión de la corrida ocupa su pensamiento y sueña toros bravos, lidiadores expertos, artistas de la tauromaquia. El aficionado puro, lo primero que le interesa del cartel es la ganadería y la hora de comienzo de la corrida. Los espadas, con ser muy importantes, constituyen un factor secundario en sus motivaciones, pues, toree quien toree, acudirá al festejo en cualquier caso. No suele alentar partidismos y lo mismo elogia hasta la excelsitud la actuación de un torero una tarde, que destruye analíticamente la siguiente. Algunos aficionados, cuando se les pregunta cuál es su toreo favorito, se sienten ofendidos por la duda y responden severamente:
-Yo no soy de nadie; sólo del que lo hace.
Su exigencia es que salga el toro íntegro; que la lidia se ajuste a las reglas; que la presidencia cumpla y haga cumplir el reglamento. Si además hay toreo bueno, ésa ya será la felicidad. El aficionado puro vive la corrida desde sus prolegómenos, se fija en todo cuando sucede en el ruedo y en el callejón; observa, estudia, analiza, correlaciona; posee un sentido de la justicia estricto y su primer objetivo de defensa es la fiesta misma. El aficionado puro es beligerante con todo cuanto atente contra la autenticidad del espectáculo, con aquello que lo desnaturalice. Pero no es intrasigentea ultranza, pues, en sentido contrario, cuando hay toro íntegro, lidia verdadera, mérito del lidiador, se hace de miel. El aficionado puro , en realidad, es un bendito de Dios.
Joaquín Vidal (El Toreo es Grandeza)

8 comentarios:

  1. ¡Que pocos de estos benditos quedan!
    P.Pastor

    ResponderEliminar
  2. Este párrafo es sencillamente maravilloso y tan exacto que al releerlo ahora me he emocionado.

    ResponderEliminar
  3. Muy oportuno Javier...así es, sin duda...complicado encontrar alguien que coja su "antorcha" pero ojalá...lo demás pamplinas, adornos y cuchipanda...cuanto te echamos en falta MAESTRO.
    Pgmacias

    ResponderEliminar
  4. Una Oración que forma parte de la mejor tauromaquia nunca escrita.

    Gracias.

    Alfonso

    ResponderEliminar
  5. el papa negro23/10/07 9:41 a. m.

    "Yo no soy de nadie, solo del que lo hace".
    Es un lema que en otras épocas requeriría marmol inmortal.
    En esta las mas nobles piedras han sido agotadas por la banalidad.
    Habrá que grabarla en el fuego de la memoria.

    ResponderEliminar
  6. Benditas palabras...

    ResponderEliminar
  7. ¡Que grande don Joaquín!. Y que labor tan desagradecida. Años y años defendiendo estas maravillosas "quimeras" desde el jardincito de su periódico, para una vez desaparecido,ver desde el altozano como en su riconcito querido, florecen ahora las uñas de gato, las zarzas y los pajaros bobos. No hay enfermedad menos contagiosa que la inteligencia. Ni enseñanza mas dificultosa que la verguenza torera.

    ResponderEliminar
  8. Este parrafo es para tenerlo enmarcado.

    ResponderEliminar