lunes, mayo 09, 2016

¡Viva el Pana, viva la pasión!

El Pana pertenece a un mundo regido por la pasión. La pasión por la vida. Esa es la condición imprescindible para vivir y torear con fundamento. Cuando la pasión dirige nuestros actos, estos adquieren una cualidad insustituible, son verdad. El Pana tenia verdad, su verdad, y por lo tanto torería. Los toreros actuales tienen "couch", entrenador personal, jefe de prensa, fisioterapeuta y psicólogo, pero carecen de pasión. Son "profesionales". Torean siempre igual, en todas las plazas y placítas, al mismo tipo de toro entontecido. Para ellos, la pasión es una imperfección, un estorbo, exactamente igual que la torería. ¡Viva el Pana, viva la pasión!.
JUANSINTIERRA

Foto: William Lucas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada