viernes, mayo 13, 2016

El Roto y el toro



En la viñeta de El Roto del pasado martes salía un sangrante toro banderilleado y con media estocada. En el del jueves, unos cerdos presos en sus ajustadas celdas sin apenas espacio para moverse. Ambas muestras de sufrimiento animalEn el caso de los cerdos de granja, El Roto podría haber escogido cualquier día de sus cortísimas, aceleradas y cebadas vidas para transmitir idéntico mensaje. En cambio, en el caso del Toro cualquier otro día de su existencia hubiera transmitido un mensaje muy distinto: su libertad en la espaciosa dehesa, el cariño del ganadero y su cuidado diario, su majestuosidad… En fin, su privilegio dentro del mundo de los animales no salvajes. Privilegio ganado por belleza, por bravura, por autenticidad y por unicidad. Pero es que además, si no existiera ese último día, ¡el Toro bravo no existiría!. Y si alguien duda de esta información, por favor que se ilustremínimamente sobre el proceso de crianza del Toro. Créanme, no es una cuestión que admita discusión. No pretendo convencer de la defensa de laTauromaquía, pero sí que busco al menos pedir que las opiniones se viertan desde una visión más completa, que engloba todo el universo del Toro: Crianza, Corridas de Toros, Literatura, Pintura, Coloquios, etc.

Joaquín Sanz
Nota: el texto lo ha remitido el autor a la sección Cartas al Director de El País

4 comentarios:

  1. Excelente observación, justa y honesta visión del tratamiento completo del noble toro de lidia. // Atte., Torotino.

    ResponderEliminar
  2. Ayer escribí un mail a la redacción del periódico El País criticando su visión sesgada que hacen de la tauromaquia, donde los artículos de opinión antitaurinos ocupan espacios destacados en su portada, y los artículos del Sr. Antonio Lorca hay que rebuscarlos por media web. Ni puñetero caso me han hecho, como era de esperar. Lo del Roto es lamentable, nunca me ha gustado, pero como dice el Sr. Sanz, siempre se da la misma visión sesgada y facilona en este diario.

    ResponderEliminar
  3. Joaquín Rabago, "El Roto" es un genio. Así lo tiene acreditado desde que a los dieciséis años comenzó a publicar sus extraordinarios dibujos, firmando como OPS, en Hermano Lobo. Pero hasta los genios tienen sus debilidades. Rábago es un racionalista con una capacidad de análisis brutal. Sin embargo en lo tocante a la tauromaquia, cae en el pensamiento "religioso" propio de los animalístas. El "animalista" parte de una fé, de un apriorismo que consiste en creer en el progreso moral. Por eso "El Roto" desliza la palabra "ya" en su texto. Por eso dice "esto ya no puede ser". Viene a decir que el "progreso" de la humanidad hace que "Ya" no se puede consentir. Este mismo Rabago, ve como "aún" mueren miles de seres humanos de hambre y de frío a las puertas de Europa; como se echa a la gente de sus casas y como la "epidemia" de la droga con sus consecuencias, crece y crece sin control. ¿Como es posible que ante estos echos no se diga que "esto ya no es posible"?. Pues no se dice porque es evidente que "si es posible" y que el "progreso" en el orden moral, no existe. Guantánamo sigue ahí y ni Obáma ha conseguido cerrarlo. Estar en contra de la tauromaquia sale gratis y hasta proporciona una vitola de sensibilidad. Estar en contra del falso progreso, sale mas caro.JUANSINTIERRA

    ResponderEliminar
  4. Rectifico. Esta misma mañana me han respondido al correo que mandé. No estaría mal que mostráramos todos nuestro descontento con estas cosas. Saludos a todos

    ResponderEliminar