martes, mayo 10, 2016

Un apunte sobre la corrida del Cura de Valverde en Alès

No creo que nada rayase la perfección, hoy, en Alès, pero el mérito fue la cosa más compartida por todos en esta corrida del Curé de Valverde. Toros hermosos, fuertes, duros, bravos, complicados. Toreables, sin embargo, si torear significa osar meterse frente a un animal que no te quiere, imponerle embestidas cuando y donde lo deseas e intentar matarlo con máxima dignidad. No fueron acuarelas de señoritas desocupadas, las faenas de Octavio Chacón, Alberto Lamelas y Javier Cortés, más bien pinturas rupestres de guerreros hambrientos. Y el público, bajo la lluvia fría,también tuvo mérito.
Hay corridas sin perfecciones que merecen la máxima admiración. La mía, por lo menos
Jack Coursier.
Foto: Aplausos
Nota: Esperamos un rápida y buena recuperación de Alberto Lamelas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada