lunes, septiembre 19, 2016

"Entonces los toreros eran personajes de primer orden en la vida española"

"entonces los toreros eran personajes de primer orden en la vida española. (...)Ahora los toreros, salvo alguno que se las ingenia para que lo saquen en TV, por la calle son unos midundis. Nadie los conoce.
(...) en esta època electrònica, pragmàtica y mediocre que vivimos, quien se juega la vida gallardamente vestido de fulgurantes alamares deberìa ser un valor esencial e indiscutido, con proyecciòn galàctica, aunque sòlo fuera por su rareza. La decadencia en que ha caido la personalidad del torero es culpa del propio torero, que ignora la grandeza de su oficio.
(...)
La edad de oro del toreo concluyò cuando los toreros perdieron la conciencia de la grandeza de su oficio.
(...)
empezaron a ir a su aire , y ese aire solìa ser una continua y jamàs satisfecha bùsqueda de la comodidad y distanciamiento del peligro. ¿Què la suerte de matar es la màs arriesgada y dificil?. Pùes se degenera, y de la suprema, que consistìa en recibir, se pasa a la inferior del volapiè; de la estocada en las pèndolas, al bajonazo. ¿Què el tercio de quites es un compromiso(...)? Pues se ponen todos de acuerdo y se suprimen los quites. ¿Què el toreo de capa requiere una tècnica complicada? Pues aquì no torea de capa ni Dios.
Escuche usted lo que cuentan los torero a Parmeno y apreciarà que todos presumen de sus proezas ejecuatndo precisamente las suertes que hoy estàn en desuso o en franca decadencia. Ninguno habla del derechazo, ni por casualidad. Allì la lidia , los picadores y sus puyazos en el morrillo, los quites, (...), el natural para quebrantar al toro .
(...)
Parmeno se entrevistaba en un cafè con cualquier torero, pedìa recado de escribir y transcribìa unas historias que por si solas se metìan en la imprenta y salìan a la calle calentitas para que las gente las devorara con avidez antes del desayuno. Ahora(...) una vez celebrada la entrevista, que ha podido durar horas, llegas a la redacciòn y te vuelves loco para sacar a tìtulo alguna declaraciòn del torero que pueda interesar al lector.(...) Alguno, convencido que te hace una revelaciòn mundial, insinùa:
- A lo mejor cambio de cuadrilla la temporada que viene.
(…)"

Joaquín Vidal en el prólogo del libro “Lo que confiesan los toreros “ de J. López Pinillos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada