lunes, junio 29, 2015

Joselito Adame ante un toro de la Quinta en Burgos

Una bandera mexicana ondeaba con orgullo (...) cuando Joselito Adame se iba a por la espada en el sexto de la tarde. Se alzó al aire la enseña con orgullo, pues el matador azteca había dejado los pasajes más toreros de la tarde ante el astado más completo de la misma. Un cárdeno oscuro, de nombre Naranjito y con el hierro de La Quinta, que planteó con seriedad el desafío: o tú o yo. Quizá no contaba el animal con encontrarse con la solvencia de un diestro que confió en salir victorioso y triunfador de la pelea, gracias a su valor, su técnica y su torería. Fue un duelo emocionante, vibrante, de los que te obligan a mirar sin descanso. Fuera los apuntes, el boli, la botella de agua y el Twitter. Pocas bromas que un tío se está jugando la vida y un toro se la quiere quitar. 
Antes de que la bandera mexicana se exhibiera con orgullo, Adame cuajó un trasteo rotundo, con toreo de verdad por ambas manos y remates de locura. De los que firman algunos y decimos que paran relojes, aunque no sean tan puros como los que vimos sobre el albero burgalés ayer. Hubo una trincherilla, ya casi al final de la faena, de las que hubiera hecho temblar los cimientos de Las Ventas. 
Con la gloria conquistada, el diestro azteca quiso rubricarla de la mejor manera posible con la espada. Pero Naranjito no había dicho su última palabra en aquella batalla dirimida sobre la arena del Coliseum. Fue apenas un latigazo con Adame volcado sobre el morrillo y el estoque hasta la bola. Directo al muslo. Con violencia. El mexicano no soltó la espada durante el trance. Pero el astado tampoco soltó su presa.
La sangre de Adame llegó hasta la zapatilla del torero en lo que sus compañeros lo llevaron a la puerta de la enfermería. Mientras ésta se abría, a apenas unos metros, el cárdeno de La Quinta caía muerto por el estoconazo de Adame. Gloria y tragedia


Foto: Javier Arroyo para Aplausos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada