jueves, septiembre 11, 2014

Una guerra con dos batallas


No es lo mismo el antitaurinismo del radicalismo animalista que el antitaurinismo del Taurinismo Oficial Reinante, por sus siglas TOR, incluyendo a su facción mas beligerante el KAT, los mas dañinos son estos segundos, porque son los que han conseguido desenraizar la tauromaquia de la sociedad y ademas siguen con alta responsabilidad en la gestión, haciendo un símil, podríamos decir que estos estan dando la estocada pero ante un toro que vende cara su muerte, fruto de una inercia social tan potente como cada vez menor, son los animalistas los que estan con la puntilla al acecho.

En mi opinión son dos batallas diferentes, a las que hay que ir con distintas armas, es decir con diferentes argumentos, y no cometer el error de considerarlos el mismo enemigo, me atrevería a decir que unos son enemigos, los otros adversarios, aunque creo que estos adversarios son casi enemigos, al menos si mas dañinos.

De los animalistas hay que defenderse no por defender al toro, sino en la defensa de la libertad, de los taurinos hay que defenderse para preservar la integridad en presentación y selección del toro, para que la Tauromaquia permanezca viva con los valores, no ya que la hicieron grande, sino que la haran mas grande, porque defender el Toro con Casta y Trapío no es como nos quieren hacer creer los mas rancios productores conservadurismo, no señores, demandar Casta y Trapío como futuro es ante todo revolucionario, y sobre todo único futuro posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada