viernes, julio 15, 2016

Sobre la corrida de Miura en Pamplona




Seis toros de Miura.
Rafaelillo, saludos y vuelta. Dávila Miura, oreja y saludos tras dos avisos. Javier Castaño, que sustituyó a Manuel Escribano, vuelta tras un aviso y silencio.
Brega buena de Joselito Rus y Raúl Ruiz. Pares excelentes de Fernando Sánchez.
LA CORRIDA DE Miura lo fue. El escaparate bastante más que el poder. Impresionantes arboladuras.
(...)
Miura fue la bandera del torismo genuino de Pamplona. Lo sigue siendo. Incluso con corridas de más guerra y resabios que entrega, como esta última. Penúltima, antepenúltima. Hilo sin fin.
Para celebrar la cifra redonda decidió torear en Pamplona Eduardo Dávila Miura, retirado hace un tiempo, todavía en edad de merecer, en estupenda forma, ni un gramo de más, cuerpo de torero. Torero alto y largo, y capaz. Preparadísimo para la ocasión: bastó verlo andar con sus dos toros, los dos, y la manera de entenderlos y gobernarlos. Las distancias, que el toro de Miura prefiere largas; el toque por delante para abrir el viaje y soltarlo sin violencia, y servirse así del viaje de vuelta, que es cuando de verdad aprieta el miura de ley; la medida de las tandas, obligadamente breves, cortadas como en seco, y despidiendo al toro hacia fuera.
Todo eso hizo bien y mejor Eduardo Dávila, encajado a modo, suelto, fácil. Esa gota de torería que conlleva la edad: veinte años de alternativa se cumplen ahora. Torería en los remates a muleta plegada en el medio desplante. Dibujo bueno en los ayudados con la izquierda. Mucha autoridad. Temple para sujetar y tener al toro, o tirar de él. Empaque que presta la figura misma. Y un exceso de confianza que en el quinto toro, traído de pronto hacia dentro como si fuera de los dóciles, y no lo era, estuvo a punto de costarle un grave disgusto. Varetazo al chaleco, la cara por las nubes.
Los doblones de apertura, buenos y bellos, le parecerían a Eduardo medicina suficiente. El toro embistió despacio, despacito toreó Eduardo. Hasta el momento de la cogida. Joselito Rus sujetó al toro en los medios con oficio superior. Refrescado, volvió Eduardo al tajo, compuesto, prevenido, prudente. El viento descubría, se alargó el trasteo, se soltaba el toro. La espada, que no entró. Un aviso, dos. El toro barbeó tablas en huida después de herido. Un descabello certero. ¡Uff…! Ese quinto toro tan despampanante se lo había brindado Dávila a su tío Antonio Miura. Arrastrado el toro, Eduardo salió a los medios para despedirse. Probablemente, para siempre.
El toro colorado de los anuncios se empleó en varas, cortó en banderillas y llegó a la muleta más pendiente de Rafaelillo que del engaño. Toro revoltoso y correoso, faena cuerpo a cuerpo entorpecida por el viento. Una estocada buena. El tercero asomó al trantrán, como si estuviera corriendo el encierro todavía, pero se hundió al cobrar la primera vara, se rebrincó, rebañó en viajes cortísimos, se apoyó en las manos. Javier Castaño, repescado para la feria como sustituto del convaleciente Escribano, le anduvo seguro. De la reunión de la estocada salió perseguido. En el último minuto le salió al toro el genio miura.
Rafaelillo saludó en tablas con larga cambiada de rodillas al cuarto, que cobró contra un burladero un estrellón que casi lo desbarata. Se derrumbó el toro en los primeros compases de faena, se defendió cabeceando después por falta de fuerza. Le dio ventajas Rafaelillo. Una estocada monumental. No cundió la petición de oreja. Rafael se indispuso con la gente del palco. Y el último toro de la feria, el miura listo que se frenó y orientó a las primeras de cambio, pegó derrotes de los desarmar, se apalancó. Mal carácter. O peor. A pesar de eso, asiento y oficio de Castaño, que conoce la ganadería y se la sabe de memoria. Los ve venir.

Barquerito


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada