viernes, julio 01, 2016

Entrevistan a Tomás Prieto de la Cal

 
Un toro bravo es un animal que requiere distancias, requiere querencias, colocación, sitio... y si uno comente un error, pues le avisa, y el toro que no es más noble, le coge. Pero hoy en día el toro que se lidia te permite estar en cualquier lugar y de cualquier manera. El problema es que al no haber aficionados, el sistema taurino se aprovecha de eso. Van exclusivamente a los números. Además, intentan sacar la tajada del día. No piensan en el futuro, ni en hacer nueva afición, ni en que sea un espectáculo distinto. Si no que van a la rentabilidad del momento, y lo que pase en el futuro, pues que apechugue el que le toque. Con esa filosofía del taurinismo oficial no vamos a ningún lado. Ni en esta ni en ninguna otra actividad.
Foto: André Viard

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada