martes, octubre 09, 2012

Propuestas sobre el tercio de varas (André Viard)


Leo en twitter una polémica abierta sobre una puya "retráctil", vamos,algo que así de entrada suena de pena.
Me he acordado de un interesante post, como todos los que publican, del blog "La razón incorpórea" en las que entre otras cosas se recoge las reglas que propone de André Viard  sobre suerte de varas. Copio:
Las reglas que propone André Viard
Las importantes y amplias reflexiones que sobre el tercio de varas se hacen en ese número de Tierras Taurinas se concretan por su propio autor en las siguientes cuatro reglas que, en el fondo, son objetivos a conseguir con paciencia y sentido común:

Regla primera. Del caballo y sus protecciones
El caballo debe aligerarse para alcanzar un peso que esté por debajo de 600 Kilos. El peto será ligero y sólo el ojo derecho se vendará con anteojeras.
 Regla segunda. De la puya
A corto plazo se debe generalizar la puya andaluza (más pequeña que la usada en el resto del país). A largo plazo se debe reemplazar por la francesa inventada por Bonijol (menos dañina al carecer de tope de hierro y encordelado). Después del primer puyazo podría utilizarse en cualquier momento la puya de tentadero.
Y es que, a menos puya, menos lesiones y mayor número de puyazos.
 Regla tercera. De las rayas
La distancia entre ambas líneas debe pasar de 3 a 6 metros para que la suerte se ejecute a estilo de tentadero o corrida concurso, colocando al toro de largo, favoreciendo el impacto dinámico, en lugar del empuje en corto tan brutal y destructor.  
 Regla cuarta. Del desarrollo y ejecución de la suerte.
Lo mejor viene en la regla cuarta. Viard propone citar, en la primera vara, con el caballo parado y el toro a 6 metros (distancia que propone entre las dos rayas). Si tras varias llamadas del picador, el toro no se arrancara, aquel adelantará el caballo acercándose al toro y volviendo a citarlo. Así se irá haciendo repetidamente, acortando la distancia, hasta que el toro se arranque.
Personalmente, me parece genial. En vez de acercar al toro, si no arranca, con nuevos capotazos, será el picador el que se desplace hacia el toro. La distancia, a la que se arranque finalmente el astado, dará la medida de su bravura.
 Este intercambio de papeles permitiría ponderar la casta o bravura del toro pero también la pericia y habilidad del picador y la doma (buena o mala) se su caballo.
Nota: Creo que lo que habría que empezar a cambiar, con urgencia, es el panorama que nos describe hoy  Ángel Arranz en "Recortes y Galleos":
 La camada de bravo se desenvuelve entre el toro tontimanso y el toro tontiblando. La selección no debe ser la correcta, porque últimamente también salen por toriles demasiados toros tontisosos. En efecto, bultos que llaman toros forman y deforman un tripartito – al igual que la rentable gestión privada de Las Ventas- que produce bostezos y deserción a causa de la falta de autoexigencia y autocrítica de casi todos en general y de las “elites” en particular. Las honrosas y conocidas excepciones en toros, toreros y toreos a tanta repetitiva rutina y mentira, no son suficientes para salir con credibilidad y perspectiva de un atasco al borde del colapso.

Nota : Siempre que leo eso de "menos puya", pienso que ello nos puede llevar a, aún,  "menos toro".
Ustedes diran

7 comentarios:

  1. Qué gran verdad y qué gran peligro lo de "menos puya" equivale a "menos toro". Me pregunto si no hay forma de hacernos oir los aficionados españoles en este tema, como lo consiguen los franceses con Viard a la cabeza.¿tan inútiles somos?¿no hay nadie que se decida a organizarnos?

    ResponderEliminar
  2. Qué gran verda y qúe gran peligro lo "menos Puya" equivale a "menos toro".Me pregunto si no hay forma de presionar los aficionados españoles en este tema, como hacen los francese con Viard a la cabeza.¿nos falta un Viard?. Yo creo que aficionados de entidad tenemos para encabezar este movimiento, lo que hace falta es que les apoyemos y se decidan. Lo necesitamos.

    ResponderEliminar
  3. Frecuentemente hay dificultades para colocar el toro frente al caballo, aún cuando se encargan de esto buenos lidiadores : el toro persigue el torero que se marcha hacia los demás hombres a la derecha del caballo,lo que necesita nueva brega, muchos capotazos, mucho tiempo perdido. Porqué impedir que se ponga un subalterno a la izquierda del caballo quién, con un movimiento de su capote, llamaría la atención del toro para fijarlo, como lo hace el torero puesto detrás del baderillero en el siguiente tercio. No entiendo eso de "Nadie a la izquierda del caballo". Esto no necesitaría cambios fundamentales del reglamento y podría facilitar el desarrollo del primer tercio.
    J.Coursier

    ResponderEliminar
  4. "30-A Indignad@s del toreo", al lío


    A colación el mundo del toro se convertirá en un reino de taifas, cosa cuasi letal, pero con la verdad siempre se llega a buen puerto, o eso pienso yo.



    Atte. una indignada



    *30-A (30 de Abril, indulto de Manzanares)

    ResponderEliminar
  5. Javier

    Muchas gracias por el enlace y el elogio.

    Aunque, como en todo, puede haber diferentes opiniones y cada una de ellas perfectamente válidas, no pienso que "a menos puya" tenga que haber necesariamente "menos toro"

    Me explico. Una de las épocas del toreo de menor puya (la puya de limoncillo) propició un toro muy crudo y muy poco picado y, en consecuencia, grandes emociones en la plaza.

    La puya de hoy, con el peto de hoy, infringe al toro un castigo en mi opinión desproporcionado. Una puya menos mortifera y un peto más ligero facilitaría aumentar el número de entradas al caballo lo que permitiría calibrar mejor la bravura del toro en varas sin aumentar el castigo lo que, en buena lógica, debería permitir también que este llegue con fuerzas suficientes para desarrollar una pelea razonable en la muleta (algo a lo que, creo, tampoco deberíamos renunciar).

    Lo anterior es logicamente una teoría que debe ser contrastada en la práctica para verificar su real validez.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Más toro (casta y poder), menos puya, caballos toreros,peto más ligero,más colocación al ponerlo en suerte, mejores profesionales, mínimo tres entradas (de menos a más distancia) en cualquier plaza, juntaletras que valoren esta fundamental suerte, aficionados que la exijan y sin duda : ¡¡¡emoción al máximo nivel!!!
    Pgmacias

    ResponderEliminar
  7. David Duran Catalunya14/10/12 12:20 a. m.

    Tenemos que luchar para el "viejo" reglamento : un minimo de tres puyas. Asi tenemos que reflexionar todos..
    Con tres puyas a minima : Los ganaderos seleccionando un toro que podria encagar tres puyas de verdad....y a ver los toreros y los piqueros con este toro...Y despues tener el mismo reglamento en todos los lados, en todas las provincias de España y en Francia...Porque a la hora seria como jugar al futbol con un reglamento distinto en Castilla, Catalunya o Andalucia...........Y eso no puede ser..........

    ResponderEliminar