jueves, octubre 18, 2012

"Cubrir Las Ventas es un acto de incultura cuando no, una indignidad" (Juansintierra)


LA CUBIERTA.
En el principio fue el rito. Las corridas de toros, como la vida misma, tienen múltiples lecturas, pero sin duda, su dimensión ritual es con toda evidencia, su esencia misma.
¿Cuál sería la razón sino para que sean precisamente seis los toros, tres los toreros, tres los tercios (varas , banderillas y muerte), tres las alturas de la plaza (tendido, grada y andanada); tres los tiempos del muletazo (parar, templar y mandar); tres los pares de banderillas y tres las veces que antiguamente debía el toro ir al caballo?.
¿Por qué precisamente tres? ¿de dónde sale ese número tres, tan misterioso?. Pues ese número tres, tan cabalístico que procede de la Biblia y del nuevo testamento: 60 días duró el diluvio; 6 días la creación, tres son las personas del verbo, al tercer día Cristo resucitó, doce fueron los apóstoles, tres los clavos, tres las caídas….. todo en estos textos es tres o múltiplo de tres.
No es difícil admitir que esta tozuda coincidencia no puede ser casual. Como tampoco lo es que las corridas sean un rito solar, que comienza inexorablemente en el momento exacto en el que la sombra divide el ruedo en dos partes iguales y que termina cuando la sombra de la noche se come al sol. Las corridas son y deben seguir siendo un rito.
El torero, en ese rito representa a los seres humanos en conjunto, a hombres y mujeres; que deben enfrentarse al caos representado por la furia salvaje del toro, armados con su valor y su inteligencia; para ordenarlo, dominarlo hasta crear belleza.

Esa bellísima metáfora de la vida humana, esa escuela de la ética de vivir en contacto con la naturaleza que representa la tauromaquia, le pese a quien le pese, fue el regalo impagable de nuestros antepasados.
Por lo tanto, si torear es vivir; las corridas de toros como representación de la vida, deben estar sometidas a las leyes del azar y de la naturaleza. Una cosa es humanizar las corridas y otra muy distinta vaciarlas de su dimensión azarosa, con el pretexto infame de la comodidad y la modernidad.
Ni la muerte ni la vida son ni pueden ser cómodas ni modernas y las corridas de toros son un recreación de estas inexorables realidades humanas. Las corridas de toros no son ni tienen voluntad de ser un entretenimiento, ni un pasatiempo, características de los espectáculos superficiales y banales de nuestro tiempo. Las corridas de toros son algo muy serio. Y en su esencia y circunstancia tienen voluntad de ser un ritual “anacrónico”, con voluntad de eternidad.
De ahí que los toros deban tender a ser lo más posible, animales bravos y nobles pero también salvajes e imprevisibles, como el destino y el miedo de cada uno de nosotros. Los toreros, hombres o mujeres inteligentes, sensibles y valientes, como deberíamos aspirar a ser los hombres y mujeres libres. Y las plazas de toros, templos laicos donde los aficionados, a la intemperie y en un contacto máximo con la naturaleza, tengan la suerte de asistir a estos rituales apasionantes. Cubrir la Plaza de Las Ventas es como tratar de convertir la vida y la muerte en un simulacro. Es más que una vergüenza; es un acto de incultura cuando no, una indignidad.
Juansintierra
Imagen 1: Abc
Foto2: Ramón Masats


14 comentarios:

  1. Error en la duración del diluvio. Invalida el articulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajjaa. Bueno , bueno. Cuando empezó el diluvio Noe tenía 600 años (múltiplo de 3) , permaneció en el arca 1 año y diez días, e.d, 375 días (múltiplo de tres) y , por último; decir que bajo del arca , "casualmente", el tercer día del nuevo año.
      Queda el artículo validado. :-)

      Eliminar
  2. Miguel Sánchez (Abonado Madrid)19/10/12 12:31 a. m.

    Siempre que se pueda hacer arquitectónicamente para abrir y cerrar la cubierta, no tiene nada que ver con la incultura ni es indigno. Mejor será desaprovechar una tarde por la lluvia o el viento, o que dos o tres profesionales sufran cornalones por el viento.... y para el aficionado hay que pujar por ponerle la plaza cómoda, faltan asientos y por mí la podían tirar y hacer nueva, está ya viejísima. Hay que ir con los tiempos. El ANACRONISMO acabaría con la Tauromaquia en un soplido, seamos coherentes y dejémonos de conjeturas endemoniadas y atormentadas. Siempre que se invierta en infraestructuras en plazas de toros es algo BUENO. Sinó mirad como mejoran los estadios de fútbol, lo cómodos y modernos que se construyen o remodelan.

    ResponderEliminar
  3. ¿Hay algo más anacrónico que una corrida de toros? Como escribe juansintierra , ese anacronismo está en la esencioa de la fiesta.

    ResponderEliminar
  4. Podíamos hacer un acto de protesta. Yo me apunto.

    ResponderEliminar
  5. Toalmente de acuerdo con el comentario de D. Miguel Ángel. Por fin alguien que dice algo coherente acerca de la cubierta de Las Ventas. Es lo mismo que yo pienso, sin meternos en berenjenales de que si "anacronismos", "ritos" y demás historias. El hecho es que hay que darle algo al público para que no siga dejando de acudir a las plazas. Y sabemos que en este espectáculo (con perdón) no se pueden dar garantías de que la cosa vaya a salir bien sí o sí, lo cual es también uno de sus encantos, naturalmente. Entonces, démosle a ese público la mayor comodidad posible. No obstante, veo un tanto exagerado el decir que Las Ventas está viejísima y que faltan asientos. D. Miguel Ángel, pásese un año por Olivenza, por ejemplo, plaza de la que soy abonado desde hace años, y luego me cuenta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para q el público deje de abandonar las plazas,¿Por qué no empezamos, por ejemplo; por recuperar el toro con casta y poder?

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo, pero me estaba refiriendo al tema se está tratando en esta entrada. No obstante, convendrá conmigo que a la mayoría de la gente lo que le atrae es el cartel (los toreros) y ya sabemos que el cartel que vamos a ver cuando se lidia una ganadería con casta no lleva tanta gente a la plaza como uno de figuras. En fin, que es una cuestión sumamente complicada. Una auténtica pena pero así están las cosas.

      Eliminar
  6. Es cierto que si la cubierta no puede abrirse, se perderá parte del encanto que tienen las tardes soleadas de toros. Pero no creo que cubrir el ruedo sea precisamente lo que atenta contra las esencias de nuestra fiesta, las esencias se pierden, a chorros, por otro lado. Creo que se debe avanzar y modernizar en tantos aspectos de la fiesta que no sabría por donde empezar (las plazas es un ejemplo) y los "taurinos" se empeñan en modernizar aquello que no admite modernidades: el toro.

    En lo de que las veces que un toro acude al caballo eran tres. Bueno antes del peto eran muchas más casi siempre y ahora es una o media, fueron tres en el breve periodo entre que se inventaron los acorazados de picar y se invento el monopuyazo, que sirve para todo (menos para lo que tiene que servir, claro).

    ResponderEliminar
  7. Entiendo perfectamente la mentalidad modernizadora y "practica" de nuestros tiempos. Es la mas "rentable" politica y economicamente.Por lo tanto nada que decir a los amantes del aire acondicionado y los sillones. Tengo claro que en estos tiempos tan "de vuelta de todo" cuando alguien señala la luna con el dedo, hay gente muy astuta que mira el dedo.Y como remate o media veronica., me gustaria aclarar que "anacrónico" es un termino utilizado en la acepción del Diccionario Ideologico: "cosa impropia de las costumbres de una época", o sea, fuera de su tiempo. De ahí que en estos tiempos tan mercantiles los toreros vistan con trajes dorados a la usanza del siglo XVIII, la sangre sea sangre y no salsa de tomate y la ética, esa entelequia en la época de Lehman Brothers, el eje referencial de la tauromaquia. JUANSINTIERRA

    ResponderEliminar
  8. Buenos días y perdonar qué de mi modesta opinión con información de primera mano.

    Las Ventas se cubrirán solo para eventos invernales, sean de la categoría que sean, y en Marzo, a principio de temporada, se retirara la cubierta, quedando la plaza con su arquitectura original.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Barajan la posibilidad de tener la carpa hasta abril, e.d, mas allá del inicio de temporada

      Eliminar
  9. Soy contrario a cubrir la plaza, deberían dejarla tal y como está.

    Juanmi

    ResponderEliminar
  10. Estoy absolutamente de acuerdo. Cubrir la plaza de toros de Las Ventas es toda una infamia. En mi blog también tengo un post sobre el asunto:

    http://el-entendio.blogspot.com.es/2012/10/tapar-madrid.html

    Un saludo.

    ResponderEliminar