viernes, enero 16, 2015

Sin ustedes, compañeros en la afición a los toros, la fiesta no existiría


Los aficionados integristas recorren la historia de la fiesta pidiendo fuerza, trapío, edad y bravura a los toros, y toreros que sean capaces de poderlos. Encuentran la belleza, más allá de la pura plástica, en la resolución del enfrentamiento entre toro y torero con riesgo y majeza. El enfrentamiento entre las fuerzas de la naturaleza y la cultura, que la fiesta de los toros representa, no encuentra sentido como espectáculo, sino en el dominio del animal íntegro por el torero-héroe que le ha dado todas las ventajas que la tauromaquia permite, para crear belleza en la demostración del dominio del toro ...
...los aficionados integristas, impidiendo o retardando la degeneración de la bravura, al exigir riesgo en los toros, son determinantes en la evolución y mantenimiento de la fiesta de los toros.
Los aficionados integristas, fieles, apasionados, insolentes, irascibles, rigurosos, intransigentes, serios, iconoclastas, entregados, que se han ido reproduciendo a través de sucesivas generaciones y diversas situaciones sociales, siempre flanqueados por los mismos vicios e idénticas virtudes, han posibilitado que la fiesta de los toros siga siendo un espectáculo heroico e irrepetible donde triunfar sin riesgo es triunfar sin gloria.
Sin estos aficionados la historia de la fiesta de los toros no se habría escrito de la misma manera. Los pintores y los fotógrafos, esos artistas que desde Goya a esta parte han sabido retratarnos a nosotros y retratar incluso nuestras diferencias, se olvidarían para siempre de esta fuente de inspiración y de belleza. 

Sin ustedes, compañeros en la afición a los toros, la fiesta no existiría.

Andrés de Miguel - Adiós Madrid -


¡Aficionados, a defenderse!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada