jueves, enero 29, 2015

Hablan Mauricio e Iñigo Gamazo, ganaderos de Raso de Portillo

HABLAN MAURICIO E ÍÑIGO GAMAZO, GANADEROS DE RASO DE PORTILLO

Lidiamos por aquí- apunta Mauricio quien, junto a su hermano Íñigo, ha tomado el relevo de su padre-. No gusta por el motor que tiene Le ponen muchas pegas, hasta para algún Bolsín. Pero luego los toreros dicen que no sale tan duro como pensaban. No se comen a nadie: en vez de un puyazo son de tres, pero son buenos. Aceptan el castigo”. Esa fama sumió en el ostracismo a los toros del Raso durante no pocos años. “Al principio, cuando mi padre empezó a lidiar, un tratante de Madrid se llevaba todas las camadas de erales y los lidiaba por la sierra y por Toledo. Era una forma cómoda de venderlo todo y dejar contenta a la familia, porque la ganadería es de todos. Pero llegó un año en que mi padre dijo que había que hacer algo. Se empezó más en serio hace unos veinte años en Arévalo. Una novillada extraordinaria. Buenísima de dura y buenísima de embestir. Les cortaron las orejas a todos. Pero es muy decepcionante cuando, al final, te vienen los toreros y te dicen: "Durilla, ¿eh?". Además, lo nuestro no se cae y esto no tiene gracia... Pero tiene que ser así porque, si no, la Fiesta se muere de aburrimiento. Me hace mucha gracia, ahora, cuando escucho a la gente del toro quejarse de que un toro ha sido peligroso. ¿Pero qué queremos? ¿Que colabore o se pare? Pues esto ni colabora ni se para. Embisten con todo, se entregan y te piden estar a la altura. Y éste es el problema de fondo. Si la gente se aburre, esto se acaba. Esto lo tenemos por tradición familiar y por afición –resume Íñigo, el hermano de Mauricio. Ambos son economistas-.
Está claro que le tenemos que sacar rentabilidad, pero nadie nunca se lo ha planteado como un medio de vida. Si fuera el caso, lo primero sería quitar al ganado de aquí, porque los pastos son muy malos, y luego cambiar de encaste para buscar algo de Domecq, por ejemplo, que es lo que se vende mejor si te metes en el circuito de las figuras. Ahí no estuvimos nunca, salvo en la época del tío-abuelo Germán. Pero esto tiene su precio: te tienes que dedicar a hacer acciones sociales dentro del mundo del toro. Y si el toro ha desbordado al torero, ser el primero en decir que la culpa la ha tenido el animal...”.

Vía: Tierras Taurinas- Opus 30 Raza de Castilla

Foto: toro de Raso de Portillo lidiado en Orthez



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada