lunes, agosto 10, 2015

Una reflexión de JUANSINTIERRA



Es triste tener que evaluar la importancia de un patrimonio cultural por el éxito en la recaudación. Aún mas triste es exhibir las heridas producidas por la ausencia de subvenciones. El cine es el cine y la tauromaquia es la tauromaquia. El cine es casi siempre, un mero entretenimiento. La tauromaquia es una reflexión profunda sobre la ética y la verdad de la vida y de la muerte.
Los problemas actuales de la tauromaquia se derivan de su perdida de raíces entre los aficionados. Los que van a terminar con la tauromaquia son los aficionados indocumentados. Aquellos que acuden a las plazas por costumbre o por ritual. aquellos que asisten a el rito sin entender nada de su significado ni de su sentido. En este grupo desafortunadamente se encuentran la mayoria de los toreros, ganaderos, críticos y apoderados para los cuales la tauromaquia no es mas que un negocio. Un negocio en decadencia, pero un negocio. ¿Alguien se imagina al Museo del Prado, El Reina Sofía, la real Academia de la Lengua o la Biblioteca Nacional, como negocio?. ¿Cuanto cuesta mantener abiertas estas instituciones? . Triste momento el presente que para poner en valor lo que estamos perdiendo, lo tenemos que comparar con otras actividades que están igual de mal o peor. JUANSINTIERRA

Este comentario nos lo envía JUANSINTIERRA al post que subimos recientemente comparando la recaudación por IVA de los toros y el cine y las subvenciones recibidas por ambos en el últime PGE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada