lunes, julio 27, 2015

Sobre la tarde de Miura en Valencia

La tarde había sido de constante emoción. Una tarde de toros de incontrolable contenido en la que no valían las medias tintas. Los Miura impusieron su sello y Rafaelillo y Escribano respondieron con una desgarradora y sincera demostración del toreo sin excusas ni remilgos. Era todo o nada. Qué emoción.

Andrés Verdeguer -Aquí la crónica completa -

Foto: cultoro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada