lunes, agosto 29, 2016

Bilbao toca fondo



"Las Corridas Generales 2016: la feria de las medias entradas, del hastío, del hartazgo, del aburrimiento, de la falta de casta. La feria definitiva para quien se plantea dejar libre su asiento en la Plaza de toros de Bilbao.
(...)
Con desdén y pasotismo escuchó la bronca final la Junta Administrativa de Bilbao. Rompió entonces a llover: el cielo sucumbió a la presión de la nefasta gestión y quiso abroncar con agua inesperada. Mojados, indignados, tristes y enfadados marchamos a casa los aficionados de Bilbao. Preguntándonos con verdadera curiosidad si merece la pena volver el año que viene."

Iñigo Martín Apoitia ( pureza y emoción)

"Bilbao ha tocado fondo. Bilbao, como plaza de referencia en la temporada de nuestro país, reclama un cambio de gestión urgente. Y para llegar a esta conclusión no hace falta echar un vistazo al nefasto resultado artístico de esta feria; tan sólo centrar nuestra mirada en los tendidos de Vista Alegre. Unos tendidos semivacíos tarde tras tarde toreara quién toreara. Que en una feria como Bilbao, con varias figuras en el cartel –figuras e ídolos de esta plaza como Ponce y Juli–, no se alcancen los tres cuartos de entrada es alarmante. Y más aún si, en el resto del ciclo, no se llega ni a media plaza. Pero, ¿cómo se ha llegado a esta situación?, ¿quiénes son los culpables? Tanto los motivos como los responsables son múltiples y diversos. La Junta Administrativa de la plaza de Vista Alegre, así como los gestores de la misma, los Chopera, ocupan los primeros puestos en responsabilidad. Su gestión compartida, anclada en el inmovilismo, ha dado la espalda al aficionado y ha trabajado, no por el interés general de la plaza de Bilbao, sino por sus intereses propios y los de los taurinos. Las Corridas Generales han perdido su esencia. De una feria en la que siempre predominó la variedad ganadera y en la que hubo una importante presencia de hierros de carácter torista, se ha llegado a un ciclo monopolizado casi exclusivamente por el encaste Domecq, y en el que lidian las ganaderías que exigen las figuras y no los aficionados. Eso por no hablar de la progresiva disminución del trapío del toro que se lidia. El toro de Bilbao ya es Historia. "

Alejandro Martínez ( por el pitón derecho)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada