miércoles, septiembre 02, 2015

Sobre la decadencia de la plaza de toros de Bilbao

Pensábamos que nunca iba a suceder pero lo han conseguido: han borrado del mapa el toro de Bilbao, igual que han hecho con el de Pamplona. En consecuencia nos han arrebatado el tercio de varas, convertido en un trámite inútil puesto que no hay nada que ahormar en un toro chico, enclenque y tullido. La lidia es un correcalles incómodo a la espera de los ciento cincuenta muletazos que necesitan algunas figuras para convencernos de que ha pasado algo. Y lo mejor es que no contentos con ello, ahora se han propuesto acabar con la suerte suprema.
-------------------------------
El domingo terminaron las Corridas Generales de Bilbao y el balance final es desolador.(...)
En todos los cenáculos taurinos de Bilbao se tiene la sensación de fin de etapa, y todos comentan la necesidad de cambiar muchas cosas para salvar una feria imprescindible dentro de la temporada.(...)
Hasta hace pocos años, las Corridas Generales de Bilbao eran la mejor feria de España, pero ahora mismo Vista Alegre es una plaza cualquiera, con los mismos toretes y las mismas orejas que todas las demás. ¿Cómo hemos llegado a esto? Han intervenido cuatro factores, que paso a desglosar.
1.- El público.
Que nadie se llame a engaño, en Bilbao nunca se ha sabido de toros. Una feria de una semana al año es muy poca simiente para formar aficionados conocedores. Sí que existe un pequeño y selecto grupo de excelentes aficionados bilbaínos, y también están presentes muchos buenos aficionados franceses y de muchos puntos de España, pero todos ellos juntos se ven desbordados por un público ingenuo y orejero. (...)
2.- La presidencia.
Hasta el año pasado, Matías González era el presidente más serio y cabal de España. (...)
Lo peor ha sido la pasividad y la tolerancia ante el medio toro. El miércoles Matías estuvo a punto de provocar un escándalo de orden público cuando no devolvió al cuarto de la tarde, que era un auténtico inválido. Ese día el público al final salió encantado con una faena “caca de luxe” de Manzanares, pero el aficionado se cabreó muchísimo con la invalidez de los toros de Juan Pedro Domecq. Este enfado era la expresión disgustada de muchas tardes de decepción por ese toro enfermizo y decadente que habitualmente imponen las figuras. Ver esa pantomima en cualquier otra plaza, ya está totalmente asumido, pero verlo en Bilbao, supuso un auténtico ultraje.
El jueves debieron ser desechados al menos tres toros de Garcigrande, pero todos fueron aprobados… Pero fue el viernes cuando se tocó fondo con una corrida de Antonio Bañuelos totalmente impresentable. (...)
Conozco bien a Matías González, es un aficionado cabal. Tengo la impresión de que ha recibido instrucciones de arriba para hacer dejación de sus funciones y “que la feria sea un éxito”. El resultado final no ha podidos ser más desastroso, cuando el toro brilla por su ausencia y se premia el mal toreo, la Fiesta se degrada. Y eso es lo que este año ha sucedido. Creo que la etapa de Matías en el palco de Vista Alegre ha finalizado,
3.- La Junta Administrativa.
La Junta Administrativa de la Plaza de Bilbao, siempre fue ejemplar. Estaba integrada por unos señores que cumplían su función por puro altruismo. Desde el punto de vista taurino, hicieron de la plaza de Bilbao la plaza torista por excelencia. Pamplona y Madrid, se apuntaron al toro-toro mucho después. Durante años Bilbao tuvo la exclusiva del toro más serio y mejor presentado. La Junta no hacía concesiones a los toreros, estos son nuestros toros y no hay más que hablar. A la Junta se debió el inmenso prestigio taurino de Bilbao, porque ya hemos dicho que el público no entendía demasiado. La Junta no cabildeaba ni compadreaba con los negociantes del toro. No aceptaba vetos ni presiones. Y cuando había que hacer un acto de justicia con algún torero, lo hacía. Todos temían y respetaban a la Junta Administrativa de Vista Alegre.
Ahora el ambiente es muy otro. Da la impresión de que el presidente de la comisión taurina, deja hacer con demasiada frecuencia, calla y otorga sin imponer ningún criterio. (...)
Es evidente que la Junta tiene que cambiar. 
4.- La Gerencia.
El hombre más positivo con el que ha contado la Fiesta de los Toros en los últimos cincuenta años ha sido Manolo Chopera. (...) hizo de Bilbao la mejor feria de la temporada. (...)
 Sus hijos no tienen esa fuerza porque gestionan muchas menos plazas que el padre. Viendo los toretes ridículos que se han lidiado en San Sebastián, da la impresión de que las figuras les tienen tomada la medida…
Todas las mañanas acudo al apartado en Bilbao, este año me han llamado la atención dos detalles. Ha habido muchos toros con la punta del pitón sospechosamente redondeada. Y todos los días se han dejado como sobreros los dos toros más serios de la corrida, que eran los que precisamente los aficionados queríamos ver. Esta circunstancia no solamente ha acontecido los días de figuras, también los días de cartel mediocre. Esto era impensable con Chopera padre, él decía cuáles eran los toros a lidiar y todo el mundo decía amén.(...)
Resumiendo. Una feria como la de este año no puede volver a repetirse. Hay que volver al toro excelentemente presentado y a la exigencia tradicional de Bilbao. Si esto no se hace ya mismo, la decadencia de la plaza y de la feria será imparable. Nadie va a viajar cientos de kilómetros para ver las mismas porquerías de corridas que tiene en su propia ciudad. Y hablo de los aficionados viajeros, porque ahora mismo, quienes sostienen el abono bilbaíno son aficionados venidos de fuera.(...)
Digo todo esto porque las Corridas Generales de Bilbao son mi feria favorita, y Bilbao es una ciudad que amo profundamente desde que era un muchacho. Y lo digo con la autoridad que me presta el haber presenciado ¡pagando! todos los festejos de las Corridas Generales desde hace treinta años, cosa de la que muy pocos bilbaínos de nacimiento pueden presumir.

Domingo Delgado de la Cámara. - Aquí el artículo completo -

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada