jueves, febrero 18, 2016

Sobre el aficionado cabal (Felipe Benitez Reyes)

Existen muchos tipos de aficionados a los toros, cosa natural en un arte complejo, muy dado además a la controversia interpretativa, a las pasiones y, desde luego, a las aberraciones. Una plaza de toros repleta de gente puede suponer un tipo de expectaciones iniciales o de posteriores desánimos distinto para cada espectador. Cada cual acude a la fiesta de toros con un secreto afán, y cada cual con un privado bagaje de afición.(…) Un cabal es lo contrario de un cabalista , pues el cabal no fía ninguna valoración al albur, sino únicamente al ejercicio del sentido común y a la constatación a través de sus conocimientos. Un cabal no opina, sentencia. No corrige, denuncia. No es voluble, sino dogmático, necesariamente dogmático.
El cabal ilustrado intuye que el toreo es siempre un arte en decadencia, un arte con mucha temporada de saldo. El cabal es un aficionado que, por instinto reflejo de nostalgia, mira atrás para contraponer la niebla dorada del pasado a la polvareda gris del presente. El cabal, en fin, presencia las corridas de toros con mucho juego de memoria”.
“Palco de sombra. Escritos taurinos”, de Felipe Benítez Reyes.

Foto: Concha Ortega.
Vía: Antonio Pineda

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada