lunes, febrero 01, 2016

Fallece Martín Toro, un noble picador


Ayer repentinamente falleció en Jerez el picador Martín Toro, uno de los grandes del toreo, formado en el sereno modo de picar del estilo de los varilargueros jerezanos: muy buen caballista, con brazo fuerte y ese modo de tirar el palo discreto y certero, para ejecutar la suerte sin aspavientos pero con eficacia, con una elegante manera de volcarse en el palo. Como dijo de él Joaquín Vidal en una tarde de victorinos en Madrid en la que le dio brillo sobresaliente a la suerte de varas: Un noble picador que ejecuta la suerte sin más castigo que el resultante del propio empuje de la fiera". 

Su carrera profesional se remonta a los años cincuenta del siglo pasado, con Juan Antonio Romero, continuando a las órdenes de matadores de nuestro rincón taurino y culminando su trayectoria durante más de veinte años con Francisco Ruiz Miguel. Picador habitual del toro "toro" en muchísimas plazas de compromiso, Martín Toro siempre estuvo más que a la altura, para ser un referente de la suerte de varas a ley y el ejemplo de lo que se entiende por un picador de tranquilo valor. Su hijo, con el mismo nombre, siguió su trayectoria. 

Paz a sus restos

Diario de Jérez

La acorazada de picar estaba asesinando a los Victorino: terribles misilazos por los costados; sanguinario ataque con toda la potencia de fuego puesta al servicio de una carnicería que abochornaba y horrorizaba a los más duros de corazón. Y en estas que apareció Martin Toro, caballero sobre atontolinado jamelgo, para resucitar la suerte de varas.La suerte de varas estaba muerta, víctima de estos acorazados destructores, sin ley ni seso. Después de lo de Martín Toro, en cambio, ya no está tan muerta, porque el noble picador, disidente de la barbarie que reina en sus cuarteles, la hizo por derecho, tirando el palo delantero, sin barrenar, sin más castigo que el resultante del propio empuje de la fiera.
El público aclamó al noble picador, a quien Ruiz Miguel brindó el toro. La gente se intercambiaba convencidas argumentaciones sobre la razón del primer tercio y la sinrazón de que no siempre sea como Martín Toro hizo


Joaquín Vidal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada