miércoles, marzo 01, 2017

Sobre la tauromaquia de Gregorio Tébar "El Inclusero" (Jorge Laverón)


La tauromaquia de Gregorio Tébar "El Inclusero" es sencilla y pura. Excelso con el capote. Gregorio domina las suertes fundamentales: la verónica y la media verónica. La media incluso la interpreta de rodillas. Luego la chicuelina, iniciada como la verónica, adelantando el capote, casi de frente y el leve giro de la cintura, para volver a engarzar el lance.
El toreo de muleta de El Inclusero es más amplio. Tal vez menos excelente, aunque es hondo, elegante -sobre todo-, con la vera artística inconfundible. Así el ayudado por bajo, la trincherilla, el ayudado por alto, el de pecho, el pase del desdén -tan mexicano- el cambiado por la espalda, el molinete ligado en serie de tres, muy suyo.
El toreo fundamental: el redondo con la derecha y el natural con la izquierda. Veamos: en el toreo en redondo con la derecha imprime natural empaque, la mano baja, caído - desmayado- el brazo que no torea. Todo realizado con temple y despaciosidad. Sin amaneramientos. Con leve giro de cintura, no de cadera. Con la izquierda pues lo mismo, el toreo natural en su expresión más clara y pura.
Toreo de valor justo. Deficiente con el estoque. Es uno de los intérpretes más puros del toreo más clásico. En la plaza de Las Ventas logró un gran cartel de "torero de culto" entre los aficionados de más solera, los más exigentes

Jorge Laverón "El Inclusero, 50 años de alternativa" publicado en "Encuentros en Catay Nº 29 "

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada