martes, diciembre 01, 2015

El falso teatro de la crueldad



Ver en la corrida una manifestación de la crueldad humana demuestra un desconocimiento total sobre el público que acude a las plazas. Para los aficionados, la Tauromaquia es un ceremonial solemne, el triunfo de la vida sobre la muerte, del arte y la inteligencia sobre la fuerza brutal. Éste es su significado fundamental. La amenaza de la muerte, simbolizada a través del toro, se transfigura merced al arte del torero. Lo que se muestra en el ruedo es la comunión entre la vida y la muerte, la celebración de esta pareja esencial que subyace tras toda existencia y que se refleja en otra pareja que baila sobre el albero. La noción de crueldad es ajena al mundo taurino: nadie acude a la plaza para ver sufrir al toro, sino para verlo combatir contra un hombre tan bravo como él.
Foto: Gaston Bouzanquet

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada