jueves, enero 25, 2007

Recuerdo de una tarde en Zaragoza


Esta claro, por muy tópico que parezca, que los toreros estan hechos de otra pasta, impresiona ver una pierna cosida en el sentido literal de la expresión y la naturalidad con que lo llevan. La foto corresponde al recuerdo que dejo un Cebada en la pierna derecha del matador Domingo López Chaves una tarde de otoño en la plaza de toros de Zaragoza, por cierto el quince de agosto mata en el Puerto de Santa María una corrida de Cebada, amenaza con no ser la única de ese hierro que mate este año, y por cierto por segunda vez, ¿hay dinero en el Puerto pero no lo hay en Madrid para una corrida de Cebada?

5 comentarios:

  1. Impresionante. Costi siento no haber podido ir, te llamé, no me encontraba muy allá y hacía mucho frío. Ya hablamos mañana para lo de Calasparra. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me parece a mí que ustedes saben mucho de toros y de tanto estudiar les suspendieron geografía. Resulta que El Puerto está al ladito de La Zorrera, autovía Jerez-Los Barrios, en plena Ruta del Toro y claro el transporte con esto de tanto subir el gasoil anda muy caro y a los de Las Ventas se les va el presupuesto.

    Seguro que el motivo es este, la gasofa que está por las nubes. Por cierto, la afición portuense estará encantada y el día 15 que me parece que es el de la Virgen de Agosto ya hay excusa para comer pescaíto frito, un buen fino y una buena tarde de toros.

    Saludos de nuevo y gracias a Costillares por la invitación a entrar y tomarme algo, así da gusto ir a los sitios.

    ResponderEliminar
  3. Impresionante tanto el costurón como el gesto torero de aguantar con la cornada hasta despachar al toro, ¿esto no lo ve la ministra esa? Enhorabuena torero.

    ResponderEliminar
  4. Pues habrá que intentar "ser y estar", como titula Desperdicios su nuevo blog, esa tarde en el Puerto, que os parece?

    ResponderEliminar
  5. En un mundo totalmente corrupto como el del Toro ver una foto como la que has puesto, amigo Costi, hace que valga la pena seguir intentándolo.

    Ole los huevos de Domingo...Lopez Chaves.

    ResponderEliminar