lunes, julio 11, 2022

Dña. Paloma Sánchez-Rico de Terrones por J.Porcar


La ganadería que con este reportaje les acerco pasta en una de las fincas, en la cual posiblemente haya sido la primera en tener ganado bravo en la provincia de Salamanca, la finca es “Terrones” la cual está situada en el término municipal e Narros De Matalayegua, estando dividida en la actualidad en cuatro cuartos, teniendo solamente ganado bravo el cuarto de finca de la ganadería que nos ocupa en este reportaje, que es de Doña Paloma Sánchez-Rico de Terrones. 

 


El motivo de acercarles esta ganadería fue la invitación recibida para asistir a una tienta en esta ganadería, la cual estaba enclavada dentro de Bolsín Taurino “Botijo de Filigrana”, organizado por el Ayuntamiento de Alba de Tormes y la Asociación Taurina 13 de Octubre, las eliminatorias se celebraron los días 7, 14, 21 y 28 de mayo, en diferentes ganaderías charras, siendo esta la del día 28 de mayo, rematando el bolsín con los finalistas en la plaza de Toros de Alba de Tormes con una novillada sin picadores el próximo 28 de Agosto, hay que decir que los participantes en dicho bolsín son los alumnos más jóvenes de las diferentes escuelas taurinas que los organizadores han tenido a bien invitar, para ello han contado con un jurado cuyos nombres son los siguientes: Iván Gonzales, que por cierto es el presidente de la Asociación, Lourdes Vaquero, Andrés Bonilla, David Moro, Jaime Jiménez, Fco. Javier Sanches, Miguel García y el ganadero Miguel Hernández Zaballos, que fue juntamente con la ganadera los que me invitaron a la tienta, se tentaron cinco vacas, picadas por el picador Fernando Sánchez y tentadas por los alumnos: Álvaro Serrano Peña, Alejandro Núñez Sánchez, Saul Sanz Merino, Francisco José Ortiz Montes y Claudia Gutiérrez Rodríguez, no sé cuál de ellos paso a la final, lo que si tengo que decir que los cinco mostraron afición y valor, evidenciando unos más que otros ese oficio que les hará llegar a debutar con picadores si Dios quiere; destacando el juego ofrecido por las vacas, gustándome de las cinco tres, peleando en varas con bravura, ofreciendo en la muleta envestidas con transmisión, recorrido y nobleza, quiero destacar la buena organización de la tienta-bolsín, pues los alumnos compartieron las becerras, teniendo el mismo tiempo cada uno de ellos. 

 


Antes de empezar el tentadero quede con la ganadera para fotografiar los toros, para ilustran el reportaje, atendiéndome el marido de esta D. Rafael de Basterra, este nos ayudó en nuestra labores fotográficas, que por cierto tuvo mucha pericia, pues resultaron complicadas ya que los toros al estar entre mucha arboleda y estar inquietos o nos facilitaron nuestra tarea. 

 


Terminado el tentadero mantuvimos una amena conversación con uno de los hijos del matrimonio, estos tiene dos hijos los cuales tienen una afición desbordante colaborando y tomando las decisiones, como no podría ser de otra manera, en las labores y tareas ganaderas, sus nombres son Andrés y Rafael, siendo este último con el que nos entrevistamos. 



La finca “Terrones” perteneció al clero salmantino, al igual que muchas fincas charras, hasta los últimos años del siglo XVIII, comprándola los renteros, que son los antepasados de nuestro protagonista la familia Sánchez del Campo, los encastes que manejaron sus antepasados fueron diversos, pasando por diversa etapas, por resumir, ya que con la historia ganadera de “Terrones” daría para un libro pues los ganaderos que han pasado por “Terrones y todos familia han sido mucho, destacando tres, que los podríamos mencionar como los principales pilares ganaderos de “Terrones”, el primero fue Don Carlos Sánchez Sánchez abuelo de Doña Paloma el cual tuvo encaste Contreras, el otro su tío Don Carlos Sánchez-Rico, más conocido como “Carlines”, este manejo diferentes encastes y el tercero el actual Doña Paloma Sánchez-Rico la ganadera titular, la cual cuenta con la ayuda inestimable de su marido y sus dos hijos. 


En la finca por diversas circunstancias, hubo un tiempo que no hubo ganado bravo y claro ellos debido a sus genes, se vieron prácticamente obligados a volver a tenerlo, por lo que tras valorar distintas posibilidades y al tener muchísima amistad con Don Antonio Peláez Lamamié de Clairac, el cual por desgracia ya no se encuentra entre los mortales, entablaron negociaciones para comprarle ganado, aparte de unirles una bonita amistan con Don Antonio, su ganadería tenía el atractivo para ellos que poseía y posee un encaste diferente al de la gran mayoría, las negociaciones no fueron fáciles sobre todo en lo económico, pero al final todo se arregló, prometiéndole al bueno de Don Antonio que los animales que le comprasen los cuidarían como se merecen manteniendo a día de hoy la palabra, como no podía ser de otra manera, hubo dos compras la primera en 1997 y la otra en el 2000, el trabajo genético que han realizado y aún están en ello ha sido infatigable, ya que este encaste es puro y ellos seguirán teniéndolo en pureza, morfológicamente hablando lo primero que intentaron corregir y de hecho lo han logrado fue la falta de cara de los toros, los fotografías lo delatan, para ellos a la hora de seleccionar los sementales, si estos no tienen buena cara, directamente no lo son, otro problema que solucionaron fue la baja fertilidad de la vacas, para ello se apoyaron en los programas informáticos para hacer los lotes de cubrición, unido a que para que la ganadería no degenere en estos problemas los sementales no padrean muchos años, lo hacen entre dos y tres, en cuanto a su comportamiento en la plaza solo hubo que seguir la misma ruta, ya que son animales con bravura, transmisión y casta, que es lo que a ellos les gusta. 


 

 La charla con Rafael fue derivando hacia diversos temas dentro del ámbito taurino, confesándonos que ellos son toristas por encima de todo y que si hubiesen tenido muchísimo dinero a la hora de comprar el ganado hubiesen intentado comprar una punta de ganado de Miura, pero ni lo intentaron, que ellos a la hora de ver una corrida que no sea de su ganadería, si es de Partido de Resina, antigua Pablo Romero, por poner un ejemplo, solo con verlos saltar al ruedo su entrada ya la tienen amortizada, ya que poseen una belleza única. 

 En cuanto a la selección, el tercio de varas es fundamental para que una res se quede como reproductor en la ganadería, pues el caballo es la prueba máxima de la bravura, tampoco perdonar que en la tienta abrán la boca, en cuanto a la muleta para ser aprobados han de tener humillación, entrega, repetición, fuerza, nobleza sin sosería y esa casta que les permita luchar hasta el final, evidentemente todos estos aspectos a seleccionar son muy complicados de conseguir, pero afortunadamente lo consiguen, no siempre porque en genética dos y dos no son cuatro por eso lo bonito de esta profesión. 

 

 En la actualidad son 200 vacas de vientre las que tiene y 2 sementales, debido a la pandemia afortunadamente tomaron la decisión de no echar todas las vacas al bravo, por lo que las camadas no son muy largar, conformándose con lidiar un par de corridas y un par de novilladas, pero ya se sabe que el circuito está muy cerrado y que los toreros no quieren salirse de lo que a ellos les gusta o no le pone problemas y la verdad después de ver el tentadero uno no lo entiende ya que las vacas no se comieron a nadie, esperemos que algún empresario y torero apueste por la ganadería, al igual que lo hacen los encargados de organizar los festejos populares, los cuales les adquieren los ejemplares que no lidian en las plazas, estando muy agradecidos a estos ya que les ayudan a subsistir, aunque ellos crían y seleccionan los toros para verlo en los plazas, esperemos que les den alguna oportunidad pues el momento ganadero por el que atraviesan y eso se ve en el día a día de los tentaderos es bueno, eso sí que no piense nadie que lo que a estos se les puede hacer en el ruedo cualquier persona sentada en el tendido se tiene que ver capa de hacer. 

  

 Como habrán podido observar los toros lucen sus astas sin fundas, hecho este que llama la atención, luciendo esa belleza tan singular y particular que tiene el toro bravo en el campo, considerando que estas son horrorosas y que gamas las utilizaran, en primer lugar por respeto a uno de los animales más bonitos de la creación, después si se pegan ellos opinan que prefieren ver la cornada que adivinarla, por que quien les dice a ellos que después de una pelea un toro tenga una cornada interna que no le han visto y claro al poco tiempo el toro lo puede acusar y cuando ellos se dan cuenta de que el toro tiene algo raro ya es tarde, otra cuestión sobre estas es reglamentaria y el Reglamento dice claramente que las astas de los toros no se deben de manipular siendo un fraude. 

 

Para rematar la charla hablamos sobre el futuro, el cual lo ve con dificultades, pero con mucha ilusión, pues cree que están atravesando un buen momento ganadero y que se merecen esa oportunidad que históricamente les corresponde, pero al mismo tiempo es consciente y sabe que si lidiasen en un sitio de cierta repercusión la misma prensa taurina les lapidaria, no tratándoles de igual forma que a todas aquellas ganadería que están en el sistema actual, las cuales pegan petardo tras petardo y no paran de lidiar y que esto es muy injusto y en ocasiones el mismo empresario es el ganadero y el apoderado cerrando el circulo sobre ellos mismos, No teniendo ningún miedo a las declaraciones hechas ya que para bien o para mal hechas están y que hablen de uno aunque sea para mal, pero que hablen. Y hasta aquí lo que fue nuestra visita a “Terrones” agradeciendo la amabilidad, educación y afición mostrada, esperando que este reportaje pueda llegar a esas personas las cuales están en el entramado actual de la tauromaquia, para que por lo menos sepan que en esta mítica finca charra la familia Sanche- Rico sigue con la bonita tradición heredada de sus antepasados o por lo menos lo intentan, de criar toros bravos.



 

martes, junio 14, 2022

Salvador Gavira por J. Porcar

 



En el parque natural de Los Alcornocales en tierras gaditanas del término Municipal de Alcalá de los Gazules, se encuentra la finca “Vega Blanquilla”, hasta ella nos desplazamos para acercarles la ganadería de Salvador Gavira García; no había estado nunca en esta finca y todos los comentarios que había oído, eran que esta, era muy bonita y la verdad se quedaban cortos ya que la belleza de esta es difícil de explicar con palabras pues al estar rodeada de agua, el pantano de Barbate la delimita, la belleza es singular, en esta pastó la ganadería de Baltasar Iban y cuando las aguas descienden aún se pueden ver las ruinas del antiguo cortijo de tan genial ganadero. 



 La jornada disfrutada en “Vega Blanquilla” fue inolvidable, lo primero fue ver las dependencias ganaderas, son muy funcionales y prácticas, poseyendo una placita de tientas muy singular, excavada en una ladera, aprovechando su tierra como pared, está rematada con unas balas de paja las cuales cierran el circulo dándole más altura y dotándola de una belleza espectacular. En esta pudimos ver a unos aficionados prácticos tentar, venidos desde tierras valencianas y turolenses, estos fueron aconsejados por el propio ganadero, el cual aparte de aconsejarles, predico con el ejemplo, cogiendo la muleta para hacerles ver lo que tenían que hacer, tras tentar pasamos a ver el ganado y en el paseo el ganadero muy apasionadamente fue contándonos los devenires ganaderos. 

 


El ser ganadero le viene por reata ya que su abuelo y su padre el llorado Antonio Gavira ya lo fueron, este tras fallecer en el 2005 en un desgraciado accidente campero, les dejo huérfanos, a nuestro anfitrión y sus dos hermanos, estuvieron unos años juntos, hasta el 2015, llegando a un acuerdo, el hierro de Antonio Gavira y la finca el “Soto de Roma” junto con unas pocas hembras y todos los machos fueron para su hermano Juan Antonio, su hermana prácticamente se desvinculo ganaderamente hablando, quedándose nuestro protagonista con la finca en donde nos encontramos y la casi totalidad de las vacas, sin machos, de inmediato Salvador ingreso con un hierro nuevo en la Asociación de Ganaderos de lidia, que no con una vacada nueva, pues la suya es una de las vacadas más viejas de nuestra piel de toro ya que proviene de la de Raso de Portillo, como así lo atestigua un estudio genético realizado por el veterinario Julio Fernández, el cual dice que el encaste de esta ganadería proviene en un tanto por ciento muy elevado de una de las razas fundacionales, la cual se creía extinguida como es la del Morucho Castellano, a estas se las aumento con unos reproductores de procedencia Conde de la Corte en 1921, en el 1930 se utilizaron algunos sementales de Pablo Romero, haciéndose el ultimo refrescamiento en el 1985 en donde se unen a la vacada unas 50 vacas y un semental de la ganadería de “Toros de El Torero”, estos fueron los mimbres con los que el padre de Antonio llego a la cúspide ganadera, siendo durante muchos años una de las ganaderías que más lidiaba en España, caprichos del destino todo se torció en aquel fatídico accidente, haciéndose cargo de la ganadería como he dicho con anterioridad sus hijos. 



  A Salvador le apasionaba y le apasiona la ganadería, le crecieron los dientes junto a esta, aprendiendo de su padre el difícil oficio de ser ganadero, sin olvidar sus menesteres estudiantiles, terminando la carrera de arquitectura, ejerciéndola durante algunos años, pero tras el fatal accidente de su padre, cambio su vida y más tras ver lidiar el mismo año del fallecimiento de este en Madrid el toro “Bonito” por Fernando Cepeda, este le corto una merecidísima oreja, y este toro tenía esas hechuras y esas embestidas que a Salvador le fascinan, pensando que tenía las monedas en el bolsillo y tenía que saber utilizarlas. 

 


Los primeros años como ganadero en solitario fueron duros, ya que no lidio ningún animal al no tenerlos, como es evidente, tuvo que reinventarse, sacar el dinero para subsistir de donde no había y tirar hacia adelante la vacada, llegando poco a poco las oportunidades, como fue la de poder lidiar en Madrid en el año 2017, ese día saltaron al ruedo varios toros de los que le gusta criar, habido un torero en el ruedo, el cual estuvo a la altura, como fue el recordado Iván Fandiño, este estuvo fenomenal sabiendo sacar todo lo que llevaban dentro sus oponentes, cortando una oreja que podrían a ver sido más, esa tarde la ganadería pego un paso hacia adelante, empezando a recoger el fruto por el que había trabajado y luchado varios años, teniendo esa demanda que tanto se había ganado; pero caprichos del destino esa buena marcha se vio truncada por la maldita pandemia, dejando de lidiar en seco, al igual que todos los ganaderos, por lo que tras reiniciar las corridas, la ganadería se ha visto relegada al olvido, teniendo que reinventarse nuevamente, estando ilusionado, pero al mismo tiempo contrariado, ya que las oportunidades que se merece no llegan y si llegan muchas veces son infames, porque en la actualidad, solo valen dinero los toros de plazas de primera y evidentemente una ganadería no tiene solo toros de plaza de primera, estando asqueado del sistema que rige la tauromaquia actual. 


 

Pero mientras las fuerzas y la ilusión no le fallen seguirá hacia adelante ya que en las distintas tientas que realiza ve que la ganadería está en buen momento y la ganadería tiene esos genes que a él le gustan y que al público que se sienta en un tendido le mantiene enganchado a la corrida sin aburrirse Evidentemente ha tenido que tomar decisiones drásticas para poder soportar esta maldita pandemia, como ha sido la de enviar animales al matadero y reducir un ápice la vacada, teniendo en la actualidad unas 250 vacas de vientre y 6 sementales, que no pueden ser menos para no tener problemas de consanguinidad, que no los tiene a pesar que su vacada son muchos años los que trabajan con los mismos mimbres, de esta manera puede abrir líneas he evitar los problemas derivados de la consanguinidad.

 


 Estuvo unos años manteniendo bajo mínimos los toros, ya que no savia si los podría lidiar y cuando esto empezó a reactivarse los primeros toros que empezó a rematar fueron aquellos con mas trapío a pesar de que muchos de estos savia que no los lidiaría en ninguna plaza, pero tenían y tiene ese trapio que el aficionado a los festejos populares demanda y de hecho esos toros los esta lidiando en este tipo de festejos y le permite sobrevivir como ganadero, esperando que llegue esa oportunidad que se merece, no solo por el, sino por sus antepasados que fueron los que crearon esta ganadería, en la cual no hay que olvidar lleva la sangre de una de las ramas fundacionales del toro de lidia y encima el lo potencia, ya que no utiliza ningún semental cuya pureza genética dentro de lo que es la raza morucha castellana no tenga el 75 por cien o incluso más. Esperemos que esta ganadería sobreviva y salga de ese olvido que no se merece y en unos años este acartelada en esas ferias que siempre estuvo.