sábado, diciembre 17, 2005

Invierno taurino

Invierno taurino

Poco a poco, pero deprisa, se acerca diciembre al precipicio de fin de año donde caerá irremisiblemente en unos cuantos días.
El invierno meteorológico se aproxima cuando llevamos ya un par de meses sumidos en el invierno taurino.
No parecen estas las fechas más oportunas para plantearse meditaciones filosóficas profundas sobre nuestro arte de referencia, máxime cuando las plazas de España duermen el letargo invernal y sólo el buey de guardia muge en el portal de Belén mientras representa el papel que cada año le encomienda la tradición.
Quizá este buey, que otrora fue toro, se sienta más satisfecho de su cometido que muchos de sus congéneres enviados a las plazas a defender su pretendida bravura.
Llegan algunos ecos de festejos celebrados allende los mares que por lejanos despiertan poco interés entre la conspicua afición nacional que no se conforma con oír o leer crónicas de triunfos, necesita paladearlos en directo y a lo mejor ni por ésas.
Parece oportuno dedicarse a la vida familiar, los regalos y las celebraciones propias de estos días a la espera de que la próxima temporada, ya en el 2006, nos proporcione alegrías taurinas y personales de toda índole.

Dentro de las tradiciones a que estas fiestas nos invitan, la de las copiosas y familiares comidas son celebradas desde épocas remotas.
Sabemos, según información proporcionada por Ana Marcos a través de El País en un dominical amarillento ya de antiguo, que el origen de la costumbre de preparar y comer rabo de toro se sitúa en Córdoba en el siglo XVI: Los “chindas (vendedores de despojos) los vendían en pequeños tenderetes situados en los alrededores de las plazas de toros y los mesones cercanos lo servían como tapa.
La dificultad de conseguir materia prima auténtica derivó en la utilización de carne de buey.
Actualmente es el vacuno de edad el que se utiliza para la elaboración de estos guisos, pero se aprecia una gran diferencia, ya que el animal silvestre y su continuo ejercicio provocan la infiltración de la grasa en el músculo, lo que da a la carne un suculento y sabroso sabor. También el ácido láctico que segrega el animal durante la lidia es causa de una especial terneza.
El cocinero Ángel Muro, en su libro El Practicón (Madrid, 1894) es uno de los primeros en reflejar la cocina del toro recomendando la fórmula del estofado.
Según una leyenda campesina del sur, el cocinado del toro se debe a que los mayorales tenían por costumbre comerse en el campo al animal que hubiera resultado muerto. Pero parece más verosímil que las recetas provengan de las cocinas de las casas humildes desde donde se transmitieron por tradición oral.

Para desmarcarnos de las típicas comidas navideñas, sin desdeñar en absoluto el cordero asado ni el pavo relleno, podemos preparar un sabrosísimo:
Rabo de toro al vino tinto:
Ante todo, encargar un par de rabos de toro a un carnicero de confianza, no nos lo vayan a dar de vaca:
1. Limpiar y trocear el rabo, dorarlo en aceite con sal y pimienta y reservarlo.
2. Lavar, trocear y sofreír en el mismo aceite: una cebolla, un puerro, una zanahoria, una cabeza de ajo y diez chalotas.
3. Cuando se doren, añadir el rabo, una ramita de romero y otra de tomillo.
4. Una vez dorado, añadir una botella de vino tinto de calidad y dejar cocer hasta que el rabo esté blando.

Pueden consultarse en el Google otras recetas y si a pesar de todo no conseguimos esa melosidad y esa naturalidad en la forma como la carne se desprende del hueso y se deshace en la boca con ese sabor único y característico, lo encargamos en los bares de las proximidades de las Ventas: “El Albero” y “Donde Leo”, que son especialistas en Rabo de Toro según sus propias recetas y que resulta exquisito.

Paladeando estas y otras sabrosas delicias culinarias se nos pasarán pronto las fiestas rematando con Los Reyes Magos que esperemos que nos aporten inspiración para continuar con nuestras opiniones taurinas. Después de la visión del aficionado “Desde la Barrera”, pretendemos interpretar en los artículos “Desde el Albero”, “Desde el Callejón” y “Desde el Palco”, todos en preparación, lo que sienten y piensan los artífices de este arte-espectáculo, tarea difícil ya que al menos por aficionados nos tenemos, pero nunca hemos desempeñado el papel de torero, apoderado, empresario, etc. ni siquiera el de monosabio.

Sería muy oportuno añadir en los regalos navideños una tarjeta con la información de este nuestro blog para quienes pudieran tener la curiosidad de descubrir qué contamos y cómo somos los aficionados a los toros.
Un original regalo que a lo mejor muchos agradecen más que un presente tradicional.

Felicidades y próspero año 2006 a todos.

Jandro
sábado, 17 de diciembre de 2005

7 comentarios:

  1. desde Mérida, Feliz Navidad y año 2006 a todos los que mantenéis con ese nivel de afición y claridad de planteamientos de aficionados, este blog, tu Jandro, Javier, Costillares, Paco, El bibio y Curro...y un recuerdo muy especial AL MAESTRO NAVALÓN que nos dejó huerfanos de la verdadera crítica taurina.

    ResponderEliminar
  2. Felices Fiestas Pedro, pasarlo bien todos, y buena idea Jandro lo de las tarjetitas del blog.

    ResponderEliminar
  3. FELICES FIESTAS a todos y que el 2006 sea un buen año de toros bravos ...

    Pdta. gracias por tan suculenta receta, jandro. Ahh y que toque la loteria

    ResponderEliminar
  4. Felices Fiestas a todos!
    Por cierto, si alguién quiere tomar un extraordinario rabo de toro, y se pasa por Valladolid, recomiendo La Abadía, en el lateral de la iglesia de la Vera Cruz.

    ResponderEliminar
  5. Hola. Soy Antonio Martínez de La Tienta.

    He dejado este mismo mensaje como comentario en las bitácoras taurinas que más visito o conozco, por lo tanto está dirigido a los responsables de las mismas pero no con carácter exclusivo.

    Me dirijo, estimados compañeros en esto que han dado en denominar la “blogsfera taurina” para proponeros una idea, a ver que os parece y si os gustaría llevarla a efecto.

    Mi propuesta es establecer una primera jornada, con o sin vocación de continuidad, en la que nos reuniésemos y organizásemos una pequeña charla coloquio, informal y sobre todo con la idea de que fuese muy participativa, donde pudiésemos acercar de una forma personal y directa a todos aquellos interesados, si es que hay alguno, nuestra particular visión del mundo de los toros e Internet.
    La idea es que cada uno mostrase las intenciones que le han llevado a crear la bitácora, es decir las pretensiones a la vez que mostrar lo que pretendemos conseguir con ello y que de bueno o de malo aportamos a la fiesta.
    A la vez que hablar sobre el propio devenir de la fiesta de toros en nuestra sociedad actual.
    Supongo que son los temas que más me apasionan y por eso los propongo pero esta es una idea de carácter totalmente abierto y si os resulta interesante es cuestión de que cada uno exponga libremente.

    Respecto al lugar de celebración, yo soy de Madrid, pero igualmente es cuestión de hablar.

    Si la idea no os ha parecido absurda os dejo mi mail kofito@gmail.com y nos ponemos en contacto para dar los primeros esbozos.

    Un abrazo y aprovecho para desearos felices fiestas.

    ResponderEliminar
  6. FELICES FIESTAS a todos y muy taurino año 2006

    ResponderEliminar
  7. felices fiestas a todos y tb a antonio jose a quien se agradece muchísimo la propuesta q yo, a falta d q los totems dl blog y la peña se manifiesten, secundo humildente. un abrazo a todos.

    ResponderEliminar