jueves, mayo 25, 2006

Inválidos

Los siete toros que han saltado hoy al ruedo de las Ventas eran unos completos inválidos, descastados y en absoluto aptos para la lidia, eran ejemplares de Valdefresno, salvo el sobrero que pertenecía a Las Ramblas.
Valdefresno es una de las ganaderías de la familia Fraile, provenientes de Salamanca, de encaste Atanasio. Por lo que hemos visto los últimos años, en el campo Charro se ha perdido la casta brava. Todo lo que viene de allí es morucho.

No entendemos cómo el ganadero ha seleccionado estos ejemplares, ¿no tenía otros que ofrecieran mejores garantías? ¿o le han comprado un saldo?

No entendemos cómo estos toros han pasado los reconocimientos y controles establecidos en la primera plaza del mundo, ¿daban el pego? ¿o es que no se trabaja con el suficiente rigor? ¿o es que estamos conchabados para traer toros baratos que no molesten a los matadores?.

No entendemos cómo el Presidente ha mantenido en el ruedo toros completamente inválidos y no aptos para la lidia. ¿No ve que se caen continuamente incluso antes de acudir al caballo? ¿Que no pueden con su alma? ¿No oye las protestas del público ante el atraco a que son sometidos? Y la eterna pregunta de la afición de Madrid: ¿A quién defiende la autoridad?

No entendemos cómo los empresarios compran estos ejemplares moribundos: ¿No ganan dinero para toros más boyantes? ¿Se ven impelidos a ello por los apoderados de los matadores que no quieren arriesgar un alamar? ¿Están todos conchabados para ofrecer un espectáculo aburrido e intrascendente, con mínimo riesgo, a ver si suena la flauta por casualidad?

No entendemos cómo los toreros se apuntan a estas corridas infumables donde es imposible el triunfo, y sólo se oyen protestas y pitos ¿se ven obligados por sus apoderados? ¿o por los empresarios que son los que parten el bacalao?

No entendemos cómo la Comunidad de Madrid, responsable subsidiaria de todo lo que pasa en las Ventas, no se pronuncia al respecto y toma las medidas administrativas oportunas para evitar el fraude a los madrileños y salvaguardar el prestigio que otrora tuvo el coso.

No entendemos al público: ¿Cómo se puede pedir una oreja para un torero que mata de bajonazo a una babosa semimuerta a la que ha recetado una faena encimista y salpicada de recursos para impedir ver las carencias del animal?
Al final de la faena no sabíamos si era el toro el que limitaba la capacidad expresiva de Castella o Castella el que recortaba el viaje del toro.

Y esto ocurre en casi todas las corridas y todos los años, no se trata de una tarde por casualidad, son la mayoría. Es por tanto una práctica frecuentísima que invade toda la tauromaquia.

¿Dónde está el 7? Esta respuesta si la tengo: NO HAY SIETE. Se lo han cargado. ¿Qué queda de esa afición conspicua de la que nos hablaba el maestro Vidal?. Poco, queda muy poco.
¿Qué por qué sigo yendo a los toros? Pues porque me da la gana.

Jandro
jueves, 25 de mayo de 2006

5 comentarios:

  1. Así es jandro,totalmente de acuerdo.Por desgracia unos cuantos "notables" se han encargado de disolver el glorioso tendido 7 ,del que ya solo queda el numero y la leyenda.
    Si hace unos años salen por chiqueros los toros de esta tarde, la pitada hubiera obligado al presidente a sacar el pañuelo verde sin esperar a ninguna claudicación del animal...pero ya no. Hoy eran feos con avaricia, sin cuello, chicos..porqe de escasez de pitones no vamos a hablar. El resultado no podía ser otro que un petardo de órdago. La oreja de Castella, efectivamente, improcedente e irrisoria.
    ME pregunto yo, tanto como dicen qe la terna de hoy venia a cara de perro a reventar Madrid, por qe cuando estaban viendo qe sus enemigos rodaban y qe el publico estaba hirviendo (hubo olés de burla, mas justificados qe nunca), por qé no tiraron el capote al suelo para qe el "no-astado" rodara una vez mas y fuera devuelto? total, a peor no se podia ir..se lo vi hacer a finito en zaragoza: salio un toro flojo, al qe pitaban mucho, pero el usía no devolvía. Finito se puso, le echo el capote abajo y toro a los corrales. Hoy castella, marin, perera y sus cuadrillas levantaban la capa para aliviar...qé poca ambición y qé poca casta, ponerte delante de un animal al qe no van a dar ninguna importancia...en fin, esto es lo qe hay.

    ResponderEliminar
  2. totalmente de acuerdo, solo una cosa, para mi castella estuvo con una predisposicón excelente y pisando unos terrenos que me recuerda a otro torero recientemente retirado. de acuerdo que la oreja fue regalada pues no había toro pero hemos visto muchos regalos en este san isidro y peores que el de ayer.

    me gustaría ver a castella, a ver si campuzano le deja, como otras corridas, ej adolfos, VM, cuadri, ..., la elección de las ganaderias de este año en la ventas ha sido nefasta para el frances. esperemos rectifique a tiempo y vuelva al castella de hace un año o dos.
    saludos

    ResponderEliminar
  3. Comparto las ganas de ver al francés con esos toros, pero de lo qe estoy seguro es qe con toros de casta tendrá qe estar de otra manera a lo qe nos tiene acostumbrados, porqe sino va al hule seguro.
    Hoy no tenia importancia arrimarse y meterse entre los pitones, porqe el toro no la tenia, y jugarse la cogida era algo absurdo con un animal exhausto y moribundo. Sin toros, esto son títeres.

    ResponderEliminar
  4. totalmente de acuerdo. a ver la proxima temporada en madrid con que toros se anuncia pues la beneficiencia es de preveer lo que sucedera. ojala me equivoque.

    ResponderEliminar
  5. La gran corrida de beneficencia con toros de Jandilla... hasta donde vamos a llegar. Se ha perdido la magnificencia de tan señalado día, en el que , no olvidemos, los toros siempre eran de la divisa que más triunfos hubiera cosechado hasta la fecha en la temporada corriente. Los de Samuel Flores ya han demostrado qe ni para carne valen, veremos los del monoencaste...
    Y es qe lo peor de todo es qe esto pasa en Madrid, la plaza más torista de cuantas existen!! en Sevilla lo puedo entender, qe no qieren toros de casta, pero en la cátedra...qé aberración.
    Me alegra qe haya aficionados cabales como usted, señor elbibio

    ResponderEliminar